Lunes 13.07.2020 - 07:15

Una memez de Miguel Barbosa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Rubén Cortés

Es inquietante la pazguatería de Miguel Barbosa, y que alguien tan simple fuera Presidente del Senado. Sobre los cambios en el Gabinete escribe Barbosa que “de Renato Sales se sabe que es un académico y un especialista en derecho, pero no su experiencia como policía”.

Hay de dos sopas en la mesa de Barbosa:

—Que, por desinformado, sería un desastre que un día tome decisiones de Estado, porque no tiene idea de quiénes pueden encargarse de nuestra seguridad.

—Que es uno de esos sectarios con quienes será difícil que el PRD se reagrupe para poder detener la caída electoral, que en las pasadas intermedias pasó de cuatro millones 217 mil 895 votos en 2009, a tres millones 924 mil 981.

Porque Renato es uno de los más eficaces policías de México desde que, siendo Subprocurador del DF (2000-06), capturó a Juana Barraza La Mataviejitas y probó que la activista Digna Ochoa se suicidó, aunque dejó pistas falsas para hacer creer que la habían matado.

Y es un hombre de izquierdas, pero, sobre todo, un hombre de Estado, cuyos intereses profesionales van más allá de los partidos en el gobierno.

Fue Subprocurador del DF con AMLO y en 2007 fungió, junto con Arturo Núñez (actual gobernador perredista de Tabasco), como el árbitro de la contienda para la renovación de la dirigencia del sol azteca.

Seguramente Barbosa regatea hoy a Renato su “experiencia como policía” porque no resultó un moderador dúctil para las tribus perredistas, en especial la de Los Chuchos, de la cual formaba parte Barbosa hasta hace poco que se peleó con ellos, e intenta armar una con Zoé Robledo y Ríos Piter, entre otros.

Vale la pena entonces recordar quién es Renato, cuyo pensamiento político de izquierdas propugna la libertad con igualdad, la justicia, el Estado, la colaboración, la participación, la solidaridad y la regulación, pero rechazando la violencia y toda acción que se salga del marco legal.

Como policía logró, en apenas un año y ocho meses de trabajo, reducir drásticamente las cifras de plagios en el país. Sólo durante el primer trimestre de este año cayeron 35 por ciento en relación con el mismo periodo de 2014.

Como ahora con la crisis de seguridad nacional por la fuga de El Chapo, el Presidente designó ese año a Renato como Zar Antisecuestros en medio de otra crisis: el plagio había aumentado 27 por ciento en 2013, y sólo de 2006 a 2012 fueron asesinadas seis de cada cien víctimas.

Designarlo como Comisionado Nacional de Seguridad fue un gran acierto del Presidente: Renato es, hoy, nuestro mejor policía por sus cualidades profesionales.

Y porque no tiene los sapos que tienen en la barriga los políticos como Barbosa.

ruben.cortes@3.80.3.65

Twitter: @ruben_cortes