En Mexico, los culpables se fabrican: De la Barreda

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos Néstor Jiménez La Razón

El especialista en derechos humanos, Luis de la Barreda Solórzano, presentó ayer su libro ¿Culpable? Florence Cassez, el juicio del siglo, en el que ofrece una visión que engloba una serie de irregularidades, que afirma se presentaron durante la detención y el proceso del juicio de la francesa, acusada de secuestro.

Durante la conferencia en la que participaron el ex canciller mexicano, Jorge Castañeda, la vocera de la embajada de Francia en México, Laurence Pantin y el activista Eduardo Gallo, se aseguró que el caso de Cassez es un ejemplo del “sistema de justicia mexicana, aquélla que inventa pruebas y testigos”. Caso en el que, para el Doctor en derecho, hubo un linchamiento mediático.

“Este caso es un ejemplo lamentable y vergonzoso de lo que ha sido en muchas ocasiones la justicia penal mexicana, porque tenemos un Ministerio Público muy ineficaz, que llega al extremo de fabricar culpables y tenemos jueces, sin generalizar, que le dan gusto al Ministerio sin analizar si las pruebas por la acusación son aptas para una condena”.

Durante la presentación de su obra en la Casa del Libro Universitario, ubicada en la colonia Roma, De la Barreda hizo énfasis que un investigador honesto debe dejar los prejuicios de lado y distinguir entre “lo que se nos cuenta y lo que cuentan”.

“La opinión pública no siempre tiene razón, pero cuenta con la ventaja de la mayoría, las personas que no son conscientes de lo que le está pasando a alguien, de que la injusticia que está viviendo alguien, también le puede llegar a suceder a ellas, en cualquier momento pueden ser despiadadas”, indicó el autor de El pequeño inquisidor.

El autor y sus acompañantes enumeraron algunas de las irregularidades

del caso Cassez, marcadas en el libro.

Eduardo Gallo destacó que durante su detención hubo contradicciones de los mismos policías que participaron en el operativo, además de contradicciones en las declaraciones de las víctimas.

Afirmó que se violaron los derechos de la francesa al no ofrecer la ayuda correspondiente por parte de su país, además de que no se emitió certeza de la traducción que brindó en su declaración. Recordó que la transmisión de televisión al “supuesto momento de la detención de Cassez, fue un montaje para la pantalla chica, el cual, en su opinión, buscaba mejorar la imagen de la Agencia Federal de Investigación”.

Florence Cassez fue detenida en 2007 acusada de secuestro y condenada a 60 años de prisión. Permaneció presa hasta enero de 2013, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió el fallo a su favor, al considerar inconsistencias en las declaraciones de quienes la acusaron.