Un ‘insulto’ como homenaje

Prevén gastar 7 mmdp en seguridad nacional durante 2016
Por:

Ernesto Lozano/http://ernestolozano.artelista.com

Próximamente se presentará en México el libro I insulted Flavio Garciandía in Havana (Yo Insulté a Flavio Garciandía en la Habana). Este esfuerzo editorial logra dar un panorama de toda su obra, es un viaje retrospectivo por la trayectoria de este artista cubano, considerado todo un mito y paradigma.

De Flavio Garciandía, quien es miembro del Sistema Nacional de Creadores del FONCA, se podrá admirar a finales de septiembre la exposición Ná que ver en el Centro Morelense de Cultura, donde además impartirá un taller.

La Razón de México conversó en exclusiva con este destacado creador cubano, líder intelectual del cambio que logró transformar el arte cubano, pasando de una herramienta propagandística a finales de los 70, a un medio independiente, crítico y analítico. Este importante tránsito entre lo moderno y lo contemporáneo se le denominó “El Resurgimiento del Arte Cubano”.

¿Quiénes participan en este esfuerzo editorial? Esta obra está publicada por Turner Editores, consta de mil 500 ejemplares, es un trabajo extraordinario en cuanto a la curaduría de Cristina Vives, investigadora independiente que vive en la Habana. La cronología la hizo José Veigas que es el más importante historiador de arte cubano; el diseño es del talentoso Pepe Menéndez. Fue un arduo trabajo de recopilación de material fotográfico, procesamiento y restauración; este libro compila todo mi trabajo desde el año 1973. Fue muy interesante que en el proceso encontramos cosas que no tenía idea de que existieran, fue como un descubrimiento arqueológico.

¿Por qué es importante este libro? Este no es un libro cualquiera, es una obra en sí mismo, está a la altura de la obra, con una propuesta original, única. Este libro comienza al revés, con los últimos sucesos de mi obra y mi vida, con una cronología inversa. Es algo retador para el lector. El libro logra mostrar a un artista, que soy yo, y mi trabajo de tantos años, con un hilo conductor que trata la manera de acercarse al arte y hacer arte. Este libro se imprimió en Verona, estuve una semana con los impresores; la carátula la pedí media blanda, porque las carátulas duras me dan la idea de un ataúd, la media blanda es como para artistas vivos.

¿Cómo ha evolucionado Flavio desde la creación de la obra “Todo lo que Necesitas es Amor” hasta este 2009? Todo ha sido un reto, porque la obra mía, como se puede apreciar en el libro, ha tenido cambios constantes. Alguien que ve mi obra de 1976, no puede imaginar que sea el mismo artista del 2009. Hay en mi producción una variedad de propuestas conceptuales y pictóricas, y el libro muestra todo como una gran unidad.

¿Flavio Garciandía marcó el rumbo del rte Cubano? Eso no me toca decirlo a mí. He sido muy activo, tuve un trabajo pedagógico durante diez años, en una época extraordinaria de creatividad en la plástica cubana, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de la Habana. Si tuve una incidencia sobre eso, tenía un equipo extraordinario, Consuelo Castañeda, José Bedia entre otros, que lograron cambiar la forma de enseñar arte.

¿Cómo ves tu obra a la distancia? Dice Cecilia, mi compañera, que yo estoy sufriendo un proceso post parto, me crea una especie de angustia el libro, es como decir ‘esto es lo que hice, pero quizá podría haberlo hecho de otra manera’, esto es lo que es, esto es lo que hay, independientemente de lo que pueda hacer en lo adelante; lo que sí es obvio, parafraseando a Neruda… “Confieso que he pintado”.

¿La identidad puede sucumbir? Si la identidad es débil sucumbe, hay todo un discurso que marcó a nivel teórico los 70 y 80, como una forma de reclamo nacionalista. Yo diría que en los últimos veinte años, a la vez que hay cierto discurso sobre la muerte del autor, este famoso discurso sobre la personalidad del artista, lo que importa es la identidad del artista aun cuando pretenda esconderse.

fdm