Baja de Anelka parte a Francia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Ángel Salinas

angel.salinas.razon@gmail.com

Se desmorona la selección de Francia. El divisionismo hizo estragos en el cuadro galo a un día de que culmine su participación en la primera fase del Mundial enfrentando al anfitrión Sudáfrica.

Las pugnas internas llegaron a su clímax en Pretoria, donde ayer se vio al grupo sin mística e impotente y se testificó que los futbolistas guardaron el futbol para sacar, ante los medios y aficionados, sus inconformidades. El capitán Patrice Evra anunció al entrenador Raymond Domenech la decisión de no entrenar, en protesta por la expulsión de Nicolás Anelka anunciada un día antes. Situación que hicieron llegar a la prensa a través de un comunicado.

El viernes estalló la bomba tras la revelación del diario francés L’Equipe. La salida de Anelka tras el primer tiempo del partido entre Les Blues y el Tri se debió a una discusión generada por las exigencias del entrenador al delantero, quien, aseguró el rotativo, respondió con un insulto: “Que te den por el cu..., sucio hijo de pu...”. De inmediato Domenech le marginó del once titular. Nada hubiera pasado de no ser porque la información fue filtrada al periódico galo.

Las consecuencias obligaron a Evra y al presidente de la Federación Francesa de Futbol (FFF), Jean-Pierre Escalalettes, a ofrecer una conferencia. Fue ahí donde el capitán galo aumentó la tensión al afirmar que el traidor galo no era Anelka .

Ese personaje indigno al que se refirió el zaguero ayer fue evidenciado. Cada uno de los miembros del equipo dirigió su mirada castigadora hacía el preparador físico Robert Duverne. Acto seguido fue encarado por Evra y se enfrascaron en una discusión, por lo que el timonel tuvo que intervenir para calmar los ánimos. Poco después, Duverne lanzó su credencial al piso y abandonó el lugar. Alrededor de 200 aficionados presentes fueron testigos de los hechos.

Está roto el vestidor y no hay futbol en Les Blues, razón por la que Zinedine Zidane no dudó en criticar a Domenech, del que señaló: “no es un entrenador”, sino un tipo que por sustentarse en los astros marginó jugadores de la calidad de Karim Benzema. Y ante la falta de liderazgo Zizou levantó la mano para sacar de la inoperancia al conjunto galo, del que se espera saque la casta ante Sudáfrica.

Por otra parte ante incapacidad de darle solución a la tensión que se vive al interior de equipos, el delegado de la FFF, Jean-Louis Valentin, anunció su dimisión: “los jugadores no quieren entrenarse. Es una vergüenza. En estas condiciones he decidido volver a París y dimitir”.

La rebelión de los “extranjeros”

Luego de las acusaciones de conspiración que pesan sobre el ex capitán de Les Blues, Zinedine Zidane, fuentes cercanas al equipo galo refirieron que la crisis del equipo en realidad es una conspiración.

De acuerdo a lo vertido por el diario Libération, tras la suspensión de Nicolás Anelka, Zizou ha intensificado su contacto con el capitán Patrice Evra, Franck Ribéry, Thierry Henry y William Gallas.

El objetivo de Zidane es evidenciar la inoperancia táctica del entrenador Raymond Domenech, con el que tuvo diferencias marcadas en 2006 por su condición de jugador nacido fuera de Francia. Ese “racismo” podrían vivir en este Mundial Malouda, Evra y Diaby, quienes no son originarios del país galo.