Jornada dominical

Jornada dominical
Por:

Duelo de fieras en CU

Ciudad Universitaria luce sombría, el recinto estudiantil se ha convertido en zona de desesperación, desaliento, tristeza… El campeón parece herido de muerte. Pumas suma, agrega cifras a sus estadísticas, sólo que en el rubro negativo: siete goles en contra, ninguno a favor; a la defensiva es un cheque al portador; último de la tabla general. Para la afición, un dejo de aliento es el pasado triunfalista de los auriazules, que ante los Tigres se han mostrado imponentes desde el Verano 2000, sólo que el ayer no juega. Ahí, la premisa de los felinos norteños que dirige en forma acertada Daniel Guzmán. Para “El Travieso” es la oportunidad de ratificar que sus pupilos ya no son el equipo timorato, endeble y sin mística fuera del volcán. Mayor la motivación el ser sublíderes del sector II que comanda Cruz Azul. ¿Qué rugido será más ensordecedor, el de un puma herido de muerte o el de un tigre con hambre de enterrar fantasmas del pasado?

Zorros retro a la caza de un águila

Ricardo La Volpe anda en plan retro. Bien le vino al Atlas esa conjunción de ex jugadores y noveles con toque lavolpista. A Ricardo le agrada ver un equipo con toque de balón, que circule el esférico con idea y abarque gran parte del campo. Sin duda, una prueba de fuego para unas águilas que, pese a sus ostentosas contrataciones, no han podido reflejar la capacidad de equipo; siguen dependiendo de la individualidad de Salvador Cabañas. Además, el Azteca, antes muralla impenetrable, hoy recinto de desventuras americanistas, una es la consigna en los dirigidos por “Chucho” Ramírez: evitar más descalabros en casa. Lo que le permitiría adherir puntos para mejor colocación en la tabla, sobre todo, alejarse de zona de descenso. No así para los rojinegros, que suman seis unidades de nueve posibles. Esa necesidad es la que coloca a los zorros como cazadores al acecho de unas águilas urgidas.

Guerreros y maquinistas en lucha de seis puntos

Inmejorable oportunidad para Santos Laguna, que se encuentra a dos unidades de Cruz Azul en la lucha grupal. Esta tarde, los laguneros esperan mostrar mayor aclimatación al esquema de Sergio Bueno, que ya podrá contra con su mejor hombre a la ofensiva: Matías Vuoso. Garantía importante la del ofensivo, que no sólo genera peligro, arrastra marcas y es contundente. Un peligro que esperan controlar los celestes, que ya contarán con las incorporaciones de Jesús Corona, en la portería, y Gerardo Torrado, en la contención. Optimismo reina en Enrique Meza en su renovada etapa con Cruz Azul.

Los chicos Boy quieren enterrar a los de la tribu

Tal vez Tomás Boy no es el entrenador carismático, bonachón y dicharachero, tal vez no sea del agrado de muchos por su trato displicente, egoísta y soberbio por momentos, pero, lo que sí, es ya un hecho, es que cambió la fisonomía de Monarcas Morelia. Lo logró con mano dura, rigorista y disciplinaria, conformando un conjunto que sabe cómo tratar el balón, darle lectura al partido y poder manejar el control del mismo con base a sus intéres. Factores positivos en sus jugadores, hoy, ante Indios. Precisamente, los comandados por Héctor Hugo Euguí tienen la firme convicción de no estar en su mejor nivel, razón por la que desean mostrar la cara protagonista de la parte final del torneo anterior.

Lucha de urgidos

En Puebla se dará una contienda de necesitados. El más urgido será el Puebla, que bajo la dirección de José Luis Sánchez Solá dejó de ser ese equipo dicharachero, alegre, optimista que podía salir avante en momentos difíciles. En el presente, “El Chelis” no se jactó en mostrar su enfado ante los medios por el accionar de sus dirigidos, a los que los calificó de soberbios y displicentes. Esa es la misión de los poblanos, erradicar calificativos con base en el futbol de hace un torneo. Distinto para los azulgranas, que con dos partidos pendientes en puerta, pueden darse el lujo de explotar la urgencia del rival.

asc