Lidia se divorcia tras infidelidad

Sener informa que 5 firmas buscan importar gasolinas
Por:
  • larazon

Redacción / La Razón

E n septiembre del año pasado Sophia, su primera y única hija, a quien dio a luz en marzo, falleció después de una cirugía de intestino y presentar una fuerte neumonía. Ahora, la ex integrante de OV7, Lidia Ávila anunció que tras casi seis años de matrimonio se divorciará de su esposo, Paulo Lauría, quien le fue infiel.

Después de que una revista de circulación nacional publicó unas fotografías en las que el marido de la cantante aparece muy acarameladito con otra mujer, la pareja dio a conocer la ruptura por “mutuo acuerdo”.

En un comunicado enviado por la intérprete, quien se lanzó al estrellato con la banda de pop La Onda Vaselina en 1989, se lee: “después de cinco años y medio de matrimonio, queremos comunicarles que nosotros, Lidia Ávila y Paulo Lauría, hemos decidido de común acuerdo tomar caminos distintos.

Desde hace dos meses estamos separados y en proceso de formalizar esta separación; de antemano agradecemos su respeto a esta difícil situación, así como siempre lo han hecho en circunstancias anteriores”.

La cantante y el argentino, quien fungía como su representante artístico, se casaron el 18 de diciembre de 2004 y se convirtieron en padres de Sophia el 24 de marzo de 2009, quien falleció con tan sólo seis meses de vida por complicaciones de salud que la mantuvieron desde su nacimiento en estado muy delicado.

Tras la separación del conjunto musical, que después de problemas con su manager se convirtió en OV7, Lidia inició su carrera como solista, ahora incursionando en la música regional mexicana.

Aunque ha lanzado tres álbumes en ese terreno Lidia Ávila, Así como me ves (con el que rompió relaciones con Sony Music México para integrarse a EMI Music, donde trabajaba su marido) y Todo tiene color, a la grupera no le ha ido tan bien.

Uno de sus proyectos más importantes surgió en mayo del 2006, cuando se convirtió en la protagonista de Selena, el musical, dando vida a la legendaria Reina del Tex-Mex. Sin embargo el montaje, que tuvo una inversión de 1.4 mdd y estuvo por varios meses en el Teatro Blanquita, no tuvo éxito por lo que al llegar a las 100 representaciones y no alcanzar las ventas en taquilla necesarias el show se canceló.