Rush Hour, testimonio de la soledad crónica

Rush Hour, testimonio de la soledad crónica
Por:

A veces basta un instante para ver las cosas a distancia y darse cuenta de que algo no está bien, que no debería ser normal que se tenga que invertir hasta cinco horas diarias en trasladarse de casa al trabajo y de regreso, que dejar gran parte del día en trayectos que ni siquiera forman parte de la jornada laboral no tiene mucho sentido, pero eso es la vida diaria de millones de personas en muchas partes del mundo.

Es precisamente alrededor de la reflexión sobre los efectos de la erosión emocional y mental que este hecho provoca y queda oculto detrás de la mustia cotidianidad, que la directora de origen argentino pero completamente instalada en México, Luciana Kaplan -responsable de la estupenda La Revolución de los Alcatraces (2015)-, elabora un retrato que se convierte en una especie de diagnóstico fílmico, poniéndole nombre y rostro a uno de los males propios de las grandes ciudades y la época moderna. De Los Ángeles a Estambul y de ahí a la Ciudad de México, la narración va y viene entre metrópolis, teniendo como principal herramienta la implosión permanente de sus protagonistas -tres de aquellos que recorren grandes distancias para llegar sus trabajos-, para explorar el colapso social resultado de la indiferencia hacia el problema que representa la  falta de planeación, a veces ya convertida en una forma de vida.

Sin duda destaca el rigor narrativo de la propuesta que si bien evita correr demasiados riesgos, por que los tiene, basta mencionar que se cuenta con certeza a través de tres idiomas distintos- y prefiere concentrarse en los lineamientos propios del género; por otro lado encuentra una claridad de objetivos pasmosa que se apoya en la precisión del armado, el impacto visual, la sugerencia y la soltura del desarrollo, para seducir e involucrar irremediablemente al espectador.

Presentada en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, lo que le valió hacerse justamente con el premio a Mejor Documental, Rush Hour sabe equilibrar lo íntimo con el despliegue de las imágenes que además le convierten en un elocuente testimonio de la soledad crónica, otra de las enfermedades que aquejan a aquellos que deambulan entre las grandes urbes. Se trata de uno de los estrenos indispensables de la cartelera y una muestra más de que este es uno de los géneros por excelencia de nuestro país.

Para la directora también fue importante reflejar “cómo los personajes están atrapados en esta forma de vivir” no sólo en una cultura, sino que también quiso darle un enfoque universal por ello decidió que la cinta fuese filmada en los tres idiomas. “Dentro del documental planteamos la posibilidad de que la gente pueda imaginarse una vida diferente, el beneficio que habría de que su escuela y trabajo les quedara cerca, evitando así el desgate emocional que viven. Elegimos esas ciudades porque representaba para nosotros una idiosincrasia que aparentemente es lejana, pero que viven los mismos problemas que nosotros”, explicó.

Creadores del documental

Directora: Luciana Kaplan

Productor: José Cohen

Guión: Luciana Kaplan

Año: 2017