404 Not Found

404 Not Found


nginx

Martes 24.11.2020 - 17:06

Toman los cómics la pantalla grande

Toman los cómics la pantalla grande
Por:

Kingsman es la forma en que se conoce a los agentes del servicio secreto, encargados de enfrentar amenazas globales perpetradas por insólitos villanos.

Ellos se ocultan detrás de la fachada de una muy tradicional sastrería que suelen usar un sofisticado arsenal, siempre visten impecables y lucen de maravilla.

[caption id="attachment_643014" align="alignleft" width="201"] El Dato: historia basada en el cómic Kingsman, creada por Dave Gibbons y Mark Millar, en 2012 Foto: Especial[/caption]

Este es el universo planteado por Mark Millar, guionista responsable de piezas claves dentro del mundo del cómic —que también han alcanzado la pantalla grande, dígase Kick Ass— y que no es otra cosa que una irreverente declaración de amor a la tradición de los espías, encabezada claro está, por James Bond.

En ella retoma los distintos elementos que suelen definir a este tipo de personajes —incluyendo los consabidos escapes imposibles y los artefactos tan mortales como rebuscados—, para replantearlos dentro de un propuesta excesiva, que se viste de una enorme cantidad de referencias a la cultura pop.  La primera entrega, de la que ya dejaron en claro los estudios, que pretenden se convierta en una franquicia, fue dirigida por Matthew Vaughn —Stardust, Kick-Ass, X Men: Primera Generación—, quien recurriendo al descaro como su principal recurso, presentó una aventura con identidad, violenta, estilizada y sumamente entretenida. Ahora es el mismo director, quien se hace cargo de la segunda parte, llevando la fórmula al límite y apostando por secuencias de acción trepidante, que no dan respiro al espectador, y aunque por momentos ocultan líneas argumentales redundantes, y se extiende un poco más de la cuenta; nunca es aburrida.

La historia está vez inicia cuando la organización Kingsman sufre un ataque directo a sus entrañas, quedando prácticamente desarticulada, por lo cual los agentes aún activos, se ven obligaos a ir en busca de sus equivalentes estadounidenses.

[caption id="attachment_643017" align="alignright" width="208"] El film es la secuela de Kingsman: servicio secreto (2015).Foto: Especial[/caption]

Es de este encuentro, entre quienes representan al caballero británico en toda la extensión de la palabra, y los vaqueros clásicos, que surge el detonante para una aventura que no sólo busca dar continuidad a lo visto en la primera entrega, sino que plantea los lineamientos para ampliarlo.

Por otro lado el humor mala leche y la ironía, es otro de los atractivos de esta producción, aunque por desgracia, para que los chistes funcionen, dependen de su predecesora.

Por supuesto, todo viene acompañado de un discurso crítico sobre las drogas, las adiciones y el accionar político, que no se toma demasiado en serio, pero que deja mal parado incluso al presidente de los Estados Unidos. Mención aparte merece la participación de Julianne Moore —Hannibal, Los juegos del hambre: Sinsajo parte 1 y 2—, quien a pesar de que su personaje apenas va un poco más allá del bosquejo, posee el oficio y la presencia necesaria para sostenerlo.

Así pues, Kingsman: el círculo dorado, funciona cómo entretenimiento y aunque no alcanza los niveles de ingenio que promete en un inicio, es muy divertida e ideal para aquellos que gustan del desenfado y de las propuestas que salen de los convencionalismos de Hollywood.