Del ataque con ácido al desollamiento: 3 casos de violencia feminicida

En los últimos meses, Ingrid, Abril y Elena fueron víctimas de sus propias parejas; dos de ellas están muertas y la tercera quedó marcada de por vida; los casos son muestra de los miles que se cometen al año en México

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
feminicidio, Ingrid Escamilla, Abril, María Elena,
María Elena, Abril e Ingrid, víctimas de violencia en México Foto: especial

De Ingrid, Abril y Elena sólo una está viva. Aunque sobre la piel de esta última quedaron las marcas del ataque con ácido del que fue víctima. Las otras dos mujeres murieron: una a tiros- enfrente de sus hijos- en calles de Coyoacán; la otra, desollada en un departamento de la Gustavo A. Madero.

Los tres casos coinciden en que los presuntos autores tanto materiales como intelectuales, fueron, o eran al momento de la agresión, parejas sentimentales de las mujeres.

Por la muerte de Abril aún no hay detenidos; por la agresión con ácido a la oaxaqueña María Elena están detenidas dos personas, presuntos autores materiales del ataque (el señalado de ser el intelectual está prófugo); hoy, por el feminicidio de Ingrid, Francisco “N” fue vinculado a proceso tras ser acusado de asesinarla y desollarla.

Aunque el más reciente feminicidio, el de Ingrid Escamilla, ha indignado por la crueldad de la agresión en su contra y por la posterior difusión de imágenes del cuerpo de la joven, ese caso de violencia extrema no es algo atípico en México.

Tan sólo de enero a septiembre de 2019, dos mil 833 mujeres fueron asesinadas en el país, aunque sólo el 25 por ciento de esas muertes se investigó como feminicidio (el resto fue tratado como homicidios dolosos), según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Ingrid, una mujer desollada por su pareja

Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo pasados, a Ingrid, de 25 años, la asesinó su pareja sentimental, según la confesión del hombre, quien detalló que, para tratar de ocultar su crimen, aventó restos del cuerpo a la taza del baño, después de haberla desollado.

De acuerdo con su testimonio, Francisco “N”, originario de Puebla, mató a Ingrid, menor que él, tras una discusión que sostuvieron, luego de que ella le reclamara por llegar ebrio a su casa.

Te puede interesar: Ingrid, la joven que amaba las mascotas y los videojuegos

“Empezamos a discutir y seguimos discutiendo, nos empezamos a forcejear, después me dijo que me quería matar y le dije ‘mátame’.

“Y estábamos ahí en la cocina y le digo ‘pues de una vez’ y saqué un cuchillo, y me lo enterró, y me pegó dos veces”, dijo el sujeto detenido luego del crimen mientras estaba a bordo de una patrulla.

Al ser cuestionado por qué desmembró el cuerpo, dijo que no quería que nadie se diera cuenta de su crimen y aseguró que la asesinó con el mismo cuchillo con el que supuestamente ella lo agredió primero.

“Con el cuchillo que me golpeó se lo enterré en el cuello. Luego aventé los restos al drenaje”, argumentó Francisco, quien dijo ser ingeniero civil y tener dos hijos, uno de 14 años.

Abril, acribillada frente a sus hijos

El 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Abril fue asesinada en calles de la Ciudad de México.

Dos sujetos, hasta el momento desconocidos, le dispararon desde una motocicleta mientras la mujer circulaba en un vehículo sobre Circuito Interior Churubusco, mientras estaba acompañada de dos de sus hijos, de 16 y 14 años de edad

Según el testimonio de la familia de Abril, ésta luchó contra la violencia infligida por su esposo, y quien es señalado de ser el autor intelectual del crimen, durante muchos años.

El mismo año de su asesinato, Abril fue atacada con un bate por su esposo y por la gravedad de las heridas tuvo que ser hospitalizada. Al salir, acusó al hombre de intento de asesinato, en la modalidad de feminicidio, y así logró que a su agresor se le interpusiera prisión preventiva, como medida cautelar.

Sin embargo, en septiembre, un juez reclasificó el delito como violencia intrafamiliar y lesiones, lo que permitió que el hombre saliera libre. Dos meses después, Abril fue asesinada.

Ácido lacera piel y vida de María Elena

De 26 años de edad, el 10 de septiembre la saxofonista María Elena fue atacada con ácido por un sujeto que ingresó a su casa y le roció la sustancia corrosiva sobre el cuerpo.

Al ataque está ligado, como presunto autor intelectual, un exdiputado quien fuera pareja sentimental de la joven. Hasta el momento, el también empresario Juan Vera Carrizal está prófugo de la justicia, y a quien se le acusa de ejercer violencia contra María Elena cuando formaban una pareja.

Te puede interesar: María Elena, la saxofonista oaxaqueña que fue atacada con ácido

Según el testimonio de la hermana de la joven músico, ésta manifestó, durante los primeros días de su hospitalización, que le habían truncado sus sueños, que no sabía para qué vivir, que mejor la hubieran matado a dejarla así, con las marcas sobre su rostro y cuerpo.

Feminicidio en México

Los hallazgos proporcionados por autoridades y recopilados por el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, revelan que las mujeres víctimas de feminicidio en México fueron objeto de actos crueles y degradantes, al momento de ser asesinadas.

“Sus cuerpos demuestran que una gran mayoría de ellas fueron golpeadas con objetos contusos, también sufrieron violencia sexual y quemaduras, fueron desmembradas, amordazadas, descuartizadas, asfixiadas, cortadas con objetos punzo-cortantes como cuchillos y desarmadores; otras más fueron asesinadas con armas de fuego”, detalla en su más reciente reporte el Observatorio.

La “basurización” del cuerpo de las víctimas, señala la organización, se refleja cuando las mujeres son encontradas embolsadas o en completo estado de descomposición lo cual, en muchos casos, no permite determinar la causas de su muerte.

Con información de Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio

olr