Oposición convoca a plebiscito del 7 al 12 de diciembre

Deslegitimada y desairada votación para renovar único contrapeso de Maduro

Venezuela va a urnas para sustituir a la Asamblea Nacional; abstención de 82%

UNA VOTANTE emite su voto para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional en Caracas, ayer.
Una votante emite su voto para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional en Caracas, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

Luego de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hiciera un gran despliegue de recursos y propaganda para que este domingo acudieran a las urnas, la jornada electoral para renovar la Asamblea Nacional estuvo desangelada.

Juan Guaidó, líder de la oposición y jefe del parlamentario saliente, recorrió ayer los centros de votación para documentar el abstencionismo.

Basado en reportes del Observatorio contra el Fraude, integrado por opositores, informó que más del 82 por ciento de los venezolanos se abstuvo de salir a votar.

.Gráfico: La Razón de México

“La inmensa mayoría del país quiere elegir su futuro, no seguir los engaños de una dictadura”, señaló Guaidó en su cuenta de Twitter.

Horas antes, Maduro celebró la votación y resaltó que a partir de hoy “nace una nueva era en Venezuela y nos damos la oportunidad de iniciar un proceso verdaderamente democrático para la recuperación de nuestra amada patria”.

Tras cambiar su tradicional centro de votación en el oeste de Caracas, Maduro sufragó en Fuerte Tiuna, un vasto complejo militar en el sur de la ciudad que sirve de sede del Ministerio de Defensa.

“Cinco años hemos aguantado, si tú me preguntas: ¿qué es lo peor que hizo esa Asamblea Nacional contra el país? Fue la traición a la patria, al haber pedido sanciones contra la economía de todo un pueblo, que nos ha llevado a una situación dolorosa, difícil que estamos enfrentando”, dijo Maduro a periodistas luego de la votación.

Los partidos opositores no participaron en estas elecciones por considerar que son fraudulentas.

En 2015, en los anteriores comicios parlamentarios, se registró una participación de más de 70 por ciento, que dio mayoría a la coalición opositora.

El ejercicio se realizó a unos días de que fuera levantado el confinamiento. A finales de noviembre, Maduro ordenó la reactivación de actividades.

Durante la tarde, tanto Maduro como funcionarios electorales, hicieron un llamado por medio de la televisión para que salieran a votar.

Incluso, se extendió el horario de las casillas, que inicialmente estarían abiertas de las 6:00 horas a las 18:00 horas, pero por la tarde se decidió cerrar una hora más tarde.

“Si ustedes están en casa reflexionen, la democracia es de todos”, rogó Indira Alfonzo, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) y magistrada del Supremo.

También algunos organismos internacionales, como la Unión Europea, optaron por no reconocer estas elecciones.

Incluso, la oficina de Josep Borrell, alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, solicitó a Nicolás Maduro un aplazamiento de estos comicios por considerar que no ofrecían garantías, pero su petición fue desairada.

También Estados Unidos y varios países de la región muestran una postura crítica ante la jornada de ayer.

En tanto, el oficialismo presentó como observadores internacionales a delegados de países aliados como Rusia, Irán y Cuba, además de exjefes de gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero; Bolivia, Evo Morales, y Ecuador, Rafael Correa.

De cristalizarse una victoria de los candidatos oficialistas, Maduro se asegurará el control de todos los poderes públicos, mientras que la oposición quedará sin ningún piso institucional y muy limitada para ejercer alguna presión contra el gobierno, lo que según analistas acelerará el final de los últimos vestigios de la democracia venezolana.

En respuesta a las elecciones legislativas, la oposición convocó a una “consulta popular” entre el 7 y 12 de diciembre que se realizará por la aplicación Voatz, un portal de Internet, el sistema de mensajería Telegram, y de manera presencial al final del proceso.

En el referendo, promovido por organizaciones civiles y que no tendrá auditoría ni observación independiente, se preguntará a los venezolanos si están a favor de exigir el “cese de la usurpación” de la presidencia de Maduro, sobre el rechazo de los comicios legislativos, y si ordenan ejercer gestiones en la comunidad internacional para rescatar la democracia y atender la crisis humanitaria.

.Gráfico: La Razón de México