Aumenta violencia de grupos de ex paramilitares en Colombia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Notimex

Washington.- Grupos criminales derivados de la desmovilización de los paramilitares en Colombia y cuya presencia se extiende a más de la mitad del país presentan una creciente amenaza para la población y defensores de derechos humanos, se dijo hoy aquí.

De acuerdo con la organización Human Rights Watch (HRW) estos grupos son responsables de matanzas y ejecuciones habituales, desplazamientos forzados de poblaciones, violaciones sexuales y extorsión.

Además generan un clima amenazante en las comunidades bajo su influencia y a menudo atacan defensores de derechos humanos, sindicalistas, víctimas de paramilitares que exigen justicia y quienes rehusan sus órdenes.

En el nuevo reporte, dado a conocer este miércoles, HRW dijo que el gobierno de Colombia debe responder de manera efectiva a los abusos cometidos por estos violentos grupos, resultado de la deficiente desmovilización de los paramilitares.

"Independientemente de cómo se les llamen, paramilitares, bandas criminales u de otra denominación, no debe minimizarse el impacto que tienen actualmente para los derechos humanos en Colombia", dijo José Miguel Vivanco.

El director para las Américas de HRW indicó que "al igual que los paramilitares, estos grupos sucesores cometen gravísimas atrocidades y deben ser detenidos".

El informe "Herederos de los Paramilitares: La Nueva Cara de la Violencia en Colombia" es el resultado de una investigación de dos años sobre lo que HRW caracterizó como el "brutal impacto que estos grupos.

Esto ha sido particularmente evidente en la ciudad de Medellín, la región del Urabá chocoano, y los departamentos de Meta y Nariño, donde estos grupos mantienen una presencia significativa.

Cifras usadas por la Policía Nacional de Colombia, indican que los grupos cuentan con más de cuatro mil miembros y tienen presencia en 24 de los 32 departamentos de Colombia.

Estos grupos reclutan activamente a nuevos miembros y, pese a la captura de algunos de sus jefes, actúan con rapidez para reemplazar a estos mandos y ampliar sus zonas de operación.

HRW indicó que el surgimiento de estos grupos coincidió con un incremento significativo de los índices nacionales de desplazamiento interno registrados a partir de 2004 y que se mantuvo a finales de 2007.

Gran parte del desplazamiento se ha producido en regiones donde estos grupos están activos, y en ciudades como Medellín han causado un marcado incremento de la violencia.

nrg