Boko Haram se queda sin armas ni gasolina

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mujeres rescatadas por las tropas nigerianas de manos de Boko Haram aseguraron que el grupo terrorista está debilitado por la falta de armamento y combustible, lo que provoca un ambiente de incertidumbre entre los combatientes y sus líderes.

De acuerdo con los relatos de sobrevivientes, varios militantes quedaron reducidos a portar palos y dejaron de utilizar sus vehículos por la escasez de gasolina.

El año pasado, más de dos mil mujeres y niñas fueron secuestradas por los rebeldes islamistas, en el noreste de África; sin embargo, en la última semana cerca de 700 fueron liberadas en la zona boscosa de Sambisa.

De acuerdo con los testimonios, en varias ocasiones los militantes se quejaron frente a las rehenes por la falta de armamento y municiones. Aisha Abbas, una mujer que fue secuestrada en Dikwa en abril, aseguró que al principio de su cautiverio todos los combatientes portaban armas pero que al final sólo algunos las traían.

“Una tarde en abril, seguidores de Boko Haram se pararon frente a los nuestros y dijeron: nuestros líderes no nos darán suficiente combustible y armas y ahora los soldados están avanzando sobre nosotros en Sambisa. Las vamos a dejar’”, contó Binta Ibrahim, una de las cautivas de 18 años.

El pasado domingo, autoridades nigerianas trasladaron a un campo de desplazados a 275 mujeres y niños en la capital de Adamawa, Yola.

La mayoría de las mujeres rescatadas presentaron signos de desnutrición, enfermedades, abusos y violaciones sexuales, por lo que la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA), las asiste con apoyo psicológico para su reintegración social.

De acuerdo con los reportes del gobierno nigeriano, ocho mujeres y 15 niños fueron hospitalizados por heridas producidas durante el rescate.

Incluso, 200 de las víctimas evaluadas dieron positivo en pruebas de embarazo.

Binta Ibrahim fue secuestrada cerca de Madagli, en el norte de Adamawa, hace más de un año y resaltó: “cuando los militares asaltaron el campo donde estábamos detenidas, nuestros secuestrados nos dijeron que nos refugiáramos bajo los árboles y los arbustos para escapar a los bombardeos del ejército”, sin embargo, muchas de las cautivas que se escondieron fueron atropellas por los carros de combate.

Lami Musa, otra joven de 19 años, explicó que tenía cuatro meses de embarazo cuando los rebeldes invadieron su aldea cerca de Chibok; cuando fue secuestrada la forzaron a contraer matrimonio con uno de los militantes, sin embargo, su situación no lo permitió por lo que la amenazaron a desposarla en cuanto diera a luz.

“Por suerte, fui rescatada al día siguiente de tener a mi hijo”, contó.

Asimismo, agregó que una de las mujeres que se encontraba con ella, le contó “que había sido secuestrada en un mercado donde trabajaba con su marido. (Los islamistas) los llevaron a la maleza y mataron a su esposo”.

De acuerdo con los testimonios, las secuestradas son víctimas de matrimonios forzados, abusos sexuales y maltrato psicológico por parte de sus captores. Algunas más son obligadas a luchar con los militantes.

Tal es el caso de Asabe Aliyu, de 23 años de edad, quien padecío esclavitud, vejaciones y resultó positivo en el examen de maternidad. “Me convirtieron en una esclava sexual. Hacían turnos para acostarse conmigo. Estoy embarazada y no sé quién es el padre”, dijo.

Ejército quiere frenar expansión terrorista

Un gobernador del sur de Níger ordenó a los habitantes de las islas en Lago Chad huir hacia tierra continental antes del lunes debido a la amenaza que representan los extremistas del grupo nigeriano Boko Haram.

Un ataque de los milicianos a la isla Karamga en el lago Chad la semana pasada causó la muerte de 156 extremistas, 46 soldados y 28 civiles, de acuerdo con el gobierno de Níger, cuyas fronteras colindan con Nigeria y con Chad.

Además, un ataque en febrero en la misma isla dejó siete militares fallecidos.

Las fuerzas de seguridad y defensa de Níger informaron que los extremistas ya se fueron de la isla, sin embargo, un representante del gobierno dijo que quieren que la gente se vaya de ahí para que los militares puedan lanzar una ofensiva que expulse a los islamistas donde sea que se oculten.

El gobernador Yacoubou Soumana Gaoh de la región sureña Diffa informó que el ejército ayudará a pescadores, pastores y campesinos que viven en varias islas a llegar a salvo a tierra continental.