“Colombia exporta a pobres que viven en la miseria”: Maduro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Hace una semana, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que existe un éxodo incontrolable de colombianos hacia su país.

“Del 1 de enero al 31 de julio de 2015, han ingresado legalmente a Venezuela 121 mil 834 colombianos y colombianas nuevos. ¡Es el éxodo más grande que se da en el campo migratorio en el mundo!”, declaró el mandatario para justificar el cierre de la frontera.

El Ejecutivo sudamericano afirmó esto a pesar de la severa crisis migratoria que padecen miles de indocumentados en su intento por llegar a Europa.

Ayer agregó: “Colombia se ha convertido en una exportadora neta de pobres que huyen de la miseria y de la guerra, de los descuartizadores paramilitares de Álvaro Uribe Vélez”, manifestó. A juicio de Maduro, Venezuela es la única trinchera de paz que le queda a Colombia.

Al respecto, organizaciones no gubernamentales criticaron la postura de Maduro.

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) acusó al primer mandatario de manipular las estadísticas y los términos para justificar sus últimas medidas.

“No es cierto que, en este momento, se esté viviendo una situación de desplazamiento similar a otros tiempos, cuando los efectos del Plan Colombia y el conflicto armado obligaban a cientos de familias colombianas buscar seguridad en nuestro país”, manifestó a través de un comunicado el coordinador general del Provea, Rafael Uzcategui.

En la última semana, cerca de 2 mil 665 colombianos han tenido que dejar Venezuela ya sea por órdenes de la Guardia Nacional Bolivariana o bien por miedo a perderlo todo, pues la policía amenaza con derribar sus casas.

El defensor de derechos humanos acusó a Maduro de modificar las estadísticas y confundir los términos para justificar su decisión de cerrar la frontera colombo-venezolana y aprobar el estado de excepción para varios municipios fronterizos del estado Táchira.

“Los ingresos legales a los que hizo referencia el Jefe del Estado no se pueden considerar como éxodo de refugiados, por cuanto fueron aprobados por las autoridades migratorias nacionales”, sostuvo.

De acuerdo con cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), hasta 2011 el país recibió 19 mil 390 solicitudes de refugio, de las cuales 98 por ciento eran de personas provenientes de Colombia.

Sin embargo, Caracas sólo ha respondido favorablemente a 2 mil 22 solicitudes.

Según el Informe Anual 2014 de Acnur Venezuela no aparece en la lista de los 10 países que para ese año han recibido a más refugiados. Por su parte, Colombia aparece en el noveno lugar de los principales países que generan refugiados en el mundo señaló el representante del Programa, Rafael Uzcategui.

Informó que para Provea es muy preocupante que el primer mandatario manipule información estadística para justificar decisiones políticas, banalizando así la situación de desplazamiento, asilo y refugio que afecta a familias humildes de diferentes nacionalidades, no solo colombiana. “En cualquier condición migratoria de personas en territorio venezolano hay derechos que no pueden ser suspendidos, como el derecho a la vida, la integridad y la libertad personal”, expresó Uzcategui.

Asimismo, Provea calificó de “muy preocupante” que el presidente Maduro “manipule información estadística para justificar decisiones políticas, banalizando así la situación de desplazamiento, asilo y refugio que afecta a familias humildes de diferentes nacionalidades, no solo colombiana”.

Mientras, ayer, el Ejecutivo sudamericano aseguró que 80 por ciento de las familias que atienden las bases de misiones son de origen colombiano.

Durante un acto de Unamujer, manifestó que no abrirá la frontera hasta que el gobierno de Juan Manuel Santos erradique la presencia de paramilitares, evite el contrabando de productos venezolanos y el ataque al Bolívar . “Hasta tanto no restituyamos las condiciones mínima de tener una nueva frontera, sana, legal y en paz, yo no voy a abrir esa frontera”.

Sobre las deportaciones de colombianos en la frontera de Táchira con Cúcuta, aseveró que quienes residían en la zona tenían previsto retornar a su país: “Si se hubieran declarado refugiados, los protegemos y los dejamos aquí.

Todos dijeron que querían regresarse. Ahí no pueden vivir, porque la ley nos obliga a que ahí no puede vivir nadie”.

Sin embargo, miles de personas perdieron sus pertenencias e incluso sus casas serán derribadas.

Demandan intervención de la CIDH

La Procuraduría General de Colombia solicitará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que “imponga medidas cautelares al gobierno de Venezuela para que cese el ataque contra la población colombiana en la frontera”.

El Ministerio Público anunció en un comunicado que la demanda contra Venezuela se hará en “cumplimiento de sus funciones constitucionales de la defensa de los derechos de los colombianos”.

Para la Procuraduría General de la Nación es inaceptable que la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, haya desconocido la víspera “la gravísima situación en la frontera binacional”, tras una reunión que sostuvo en Cartagena de Indias con su par colombiana María Ángela Holguín.

Ambas cancilleres conversaron el miércoles pasado acerca de la situación en su frontera, luego de que el presidente Maduro decretó el viernes un estado de excepción por 60 días, que supuso el cierre de la frontera y la deportación de más de mil 500 colombianos, así como el éxodo de cientos de personas.

[click para ver gráfico

->http://www.3.80.3.65/IMG/mk/infoLR/mun16280815A.jpg]

Y desprecia las llamadas de Santos para solucionar crisis

Bogotá busca comunica-ción directa con Caracas; fracasa reunión de cancilleres

Redacción La Razón

En plena crisis por el estado de excepción en la frontera entre Venezuela y Colombia, el presidente Nicolás Maduro se negó a responder las llamadas telefónicas de su homólogo Juan Manuel Santos para conversar sobre el cierre de la frontera y las deportaciones masivas, que violan el derecho internacional humanitario.

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, en declaraciones a la cadena privada Caracol, reveló que Santos ha intentado comunicarse de forma directa con Maduro, pero el gobernante del vecino país no responde.

Santos “lo llamó el fin de semana y no había recibido respuesta de él”, sostuvo la ministra colombina, quien lleva a cabo gestiones directas para convencer al gobierno de Maduro a reabrir la frontera binacional y suspender las deportaciones masivas.

“Yo conversé con la canciller (venezolana Delcy Rodríguez), le dije que el presidente (Santos) estaba abierto al momento en el que Maduro lo considerara”, resaltó.

Holguín se reunió el miércoles en Cartagena con la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, pero no se logró el compromiso por parte de Caracas de abrir la frontera y suspender las deportaciones masivas de colombianos.

El viernes pasado, el presidente Maduro ordenó el cierre de una franja de la frontera con Colombia, después del asesinato de dos miembros de la Guardia Venezolana por parte de una banda de contrabandistas.

Maduro también ordenó allanamientos, destrucción de viviendas y deportaciones masivas de colombianos residentes en los estados venezolanos en la frontera, lo que es rechazado por Colombia.

Cifras oficiales en Bogotá revelaron que en los últimos siete días Venezuela ha deportado más de mil 500 colombianos y otros dos mil han salido por su propia voluntad por temor a ser detenidos.

“No es momento de hacer sonar las trompetas de guerra que algunos quisieran escuchar. Es momento de obrar con firmeza, con sensatez y eficacia para solucionar esta situación y defender las vidas y la dignidad de nuestros compatriotas”, declaró el miércoles pasado el presidente Santos.

El mandatario sostuvo que se siente preocupado por la situación de arbitrariedad en la que vive el país vecino.