• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
GB termina relación de 47 años con la UE y era de integración
Retiro de la bandera de Gran Bretaña, de la sede de la UE, ayer. Foto: Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró que el de ayer fue el “amanecer de una nueva era” para su país, luego de que el Reino Unido abandonara oficialmente la Unión Europea, lo que, a decir del mandatario, representa “un momento de cambio y renovación nacional”.

En punto de las 23:00 horas de Londres, Gran Bretaña salió oficialmente de la comunidad de naciones en medio de celebraciones de miles de personas que se congregaron a las afueras del Parlamento, donde presenciaron la cuenta regresiva en este hecho histórico. Las celebraciones oficiales, sin embargo, se redujeron a la mínima expresión.

Te puede interesar: Coronavirus no cede en China; aumenta a 259 número de muertos

“Hoy hemos dejado la UE, un punto de inflexión extraordinario en la vida de este país. Unámonos ahora para aprovechar al máximo todas las oportunidades que traerá el Brexit, y desatemos el potencial de todo el Reino Unido”, celebró Johnson en su cuenta oficial de Twitter.

Horas antes, se transmitió un discurso pregrabado, donde el premier afirmó que entre la población existen tres grupos a quienes les expresó total comprensión: los británicos que miran el Brexit con esperanza, quienes lo ven como una pérdida y aquellos que llegaron a sentir preocupación porque la disputa política no tenía fin.

“(Esto) no es un final, sino tan sólo un comienzo para Reino Unido. El telón se levanta y empieza un nuevo acto de ésta, nuestra gran obra nacional”

Boris Johnson

Primer ministro británico

“La tarea de este Gobierno —mi tarea— es volver a unir a este país, y llevarlo hacia adelante. Y lo más importante que debo decir esta noche, es que esto no es un final sino un principio. Se trata de usar este nuevo poder, esta soberanía recapturada, para dar a la ciudadanía los cambios por los que votó. Vamos a redescubrir músculos que no habíamos usado durante décadas”, señaló el gobernante.

En contraste con la postura de Johnson y los grupos euroescépticos, la Unión Europea vivió con tristeza la decisión británica. Los principales representantes del organismo internacional lamentaron que una alianza de más de 40 años llegara a su fin. Incluso hubo lágrimas en el Parlamento Europeo, donde los 72 eurodiputados británicos reafirmaron su salida con una emotiva despedida donde el resto de los países miembros entonaron la canción escocesa de despedida “Auld Lang Syne”.

“Es un día triste, no hay que ocultarlo. Pero es un día que también debe conducirnos a hacer las cosas de una manera diferente”

Emmanuel Macron

Presidente de Francia

En los edificios de la UE en Bruselas, las banderas británicas fueron bajadas, dobladas y retiradas, lo mismo que el estandarte de la comunidad del Viejo Continente en la sede diplomática londinense.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo en televisión que el Brexit era “una señal de alarma histórica” que debería forzar a la UE a mejorar; “es un día triste, no hay que ocultarlo. Pero es un día que también debe conducirnos a hacer las cosas de una manera diferente”.

Según establecieron ambas partes, el siguiente paso es continuar las negociaciones —desde este momento cuentan con 11 meses— para definir el tipo de relaciones y acuerdos que llevarán en materia política, económica y migratoria.