Lunes 28.09.2020 - 23:04

Peligra, 1 millón de huérfanos

Peligra, 1 millón de huérfanos
Por:

Al menos 200 mil personas murieron durante y después del terremoto de 7.3 grados Richter que dejó a Haití en ruinas. Mujeres, hombres, ancianos, niños, hijos y padres, principalmente estos últimos, perecieron para incrementar aún más la situación de emergencia por el número de huérfanos.

“Hay aproximadamente un millón de niños huérfanos o sin compañía, o menores que perdieron a uno de sus padres”, reveló Kate Conradt, vocera de Save the Children.

La activista expone un panorama que es real: los menores son vulnerables, ya que están desamparados. Aunque las autoridades instalaron campamentos para atender a los damnificados, aún hay cientos de pequeños que deambulan en las calles de puerto príncipe con hambre y sed. Pero, lo más importante, son blanco fácil para cualquier tipo de abusos, además de que pueden contraer enfermedades que necesitan del cuidado de un mayor.

La señal de alerta la lanzó la UNICEF el viernes 22 de enero. Según el organismo internacional se tenía registrada la desaparición de niños, y lo peor, sospechaban de bandas internacionales de trata de personas que están detrás de estos casos.

Así lo confirman versiones que indican que a República Dominicana llegan caravanas de damnificados haitianos en camiones, de los cuales un alto porcentaje son niños que viajan sin compañía.

En testimonio del ex encargado de la oficina de migración de República Dominicana en el norte, Sabás Burgos, confirma el tráfico de personas.

“Bandas que operan en Haití, en contubernio con dominicanos, se están aprovechando de la confusión imperante en el vecino país luego del sismo, para traficar con personas, particularmente con niños”, señaló.

Asimismo, el presidente de la Comisión de los Derechos Humanos en la zona norte, Dionisio Jérez, ratificó la versión del tráfico de menores haitianos hasta este país, algo que no es nuevo, pero agregó que con el sismo aumentó exponencialmente.

La situación empeora por la presencia de al menos siete mil delincuentes que huyeron de las cárceles de ese país, quienes aprovechan los apagones en la ciudad para saquear y, en varias ocasiones, acosar y violar a las mujeres que se encuentran en los campamentos de refugiados.

 Más peligros. En Haití existe una creencia de un ser mítico denominado Loup-Garou (hombre lobo), quien se alimenta de la sangre de los niños. El terror es alto, a tal gado que varias personas sospechosas de robo de infantes ya fueron linchadas.

agp