Pierden rastro de buque cargado de 350 migrantes en mar de Asia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Un buque que transportaba a cientos de migrantes rohingyas y bangladesíes salió de los radares y quedó fuera de rastro, de acuerdo con el gobierno de Tailandia y organizaciones no gubernamentales.

La nave fue avistada esta semana en la costa del país asiático, con lo que se convirtió en imagen de la crisis de indocumentados que atraviesa el sureste

del continente.

Chris Lewa, responsable de la organización Arakan Project, reconoció que desde el sábado no ha logrado establecer contacto con ellos.

“Es inquietante. Dijeron que los hombres estaban acaparando toda la comida y que las mujeres sólo podían conseguir los restos”, declaró a la agencia AFP la activista, que adelantó la precaria suerte que corrían los pasajeros de ese bote.

En el mismo sentido, un portavoz de la marina tailandesa, Veerapong Nakprasit, reconoció que tampoco disponían de ninguna noticia de esa embarcación.

“La última vez que supimos de ellos fue el día 16”, precisó.

De acuerdo con declaraciones de un oficial de la Marina, las mujeres y los niños a bordo “no están recibiendo alimentos”.

Este buque fue rechazado por Tailandia y Malasia en una serie de acciones que la Organización Internacional de Migraciones criticó y calificó de “ping-pong marítimo”.

Al respecto, grupos de activistas indicaron que la penuria que enfrentan estos exiliados es tal que temen que acaben por matarse entre ellos como ocurrió en un navío que fue rescatado cerca de Indonesia la semana pasada.

Según los balseros, los grupos rohingyas y bangladesíes terminaron por formar dos bandos enfrentados y recurrieron a machetes, cuchillos, martillos y barras de metal para disputarse la comida.

Las víctimas detallaron que sus compañeros fueron asesinados a golpes y otros tuvieron que tirarse por la borda para huir.

“De golpe, los bangladesíes aparecieron en la parte superior del barco y comenzaron a atacarnos. Los que querían salvar la vida tuvieron que saltar al agua. Mi hermano no pudo hacerlo y le golpearon hasta matarle. Después echaron su cuerpo al agua”, manifestó Asina Begun, una rohingya de 22 años de edad, a la agencia AFP.

No obstante el bangladesí, Mohamed Murad Hussein declaró que fueron en realidad los musulmanes los que arremetieron contra los miembros de su comunidad, con hachas.

Ante este escenario, autoridades desconocen la cifra exacta de fallecidos en esta refriega.

click para ver gráfico

Indonesia: Ya hicimos de más por indocumentados

Canciller afirma que ya ayudó “más de lo que debería” a los musulmanes perseguidos; hoy, cumbre regional para debatir tema

Redacción La Razón

Indonesia ha “dado más de lo que debería” para ayudar a los cientos de migrantes rohingyas y bangladesíes abandonados por traficantes de personas en barcos, declaró la ministra de Exteriores de ese país.

La canciller Retno Marsudi dijo que en la reunión de hoy con funcionarios malasios y tailandeses se discutirá cómo solucionar el problema migratorio con ayuda de los países de origen, la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados y la Oficina Internacional para las Migraciones.

“Esta migración irregular no es problema de una o dos naciones. Esto es un problema regional que también ocurre en otros lugares. Esto es también un problema global”, dijo Marsudi a periodistas tras una reunión del gobierno en el palacio presidencial.

Indonesia acogió a mil 346 migrantes rohingyas y bangladesíes que llegaron a las provincias de Aceh y Sumatra del Norte la semana pasada, explicó.

La primera tanda, 558 personas en un solo barco, arribó el 10 de mayo y la segunda, con 807 en tres embarcaciones, lo hizo el viernes. Incluso antes de la crisis el país acogió a cerca de 12 mil migrantes que estaban a la espera de realojamiento, apuntó. La mayoría eran musulmanes rohingyas; no más de 500 de ellos fueron reubicados en terceros países cada año.

“Indonesia ha dado más de lo que debería como Estado no participante en la Convención del Refugiado de 1951”, dijo la ministra.

La crisis estalló este mes cuando gobiernos de la región empezaron a perseguir a los traficantes de personas. Algunos capitanes de barcos empleados con ese fin abandonaron los cargueros, y a cientos de migrantes dentro, en el mar.

De ellos, unos 3 mil llegaron a tierra en Malasia, Tailandia e Indonesia, pero los tres países han alejado a algunos barcos. Grupos de ayuda estiman que hay miles de migrantes más abandonados en el mar de Andaman.

La cooperación de Mianmar se considera vital para solventar la crisis, pero su gobierno ya puso en duda si asistirá a una conferencia que se celebrará en Tailandia el 29 de mayo con las 15 naciones asiáticas afectadas por la situación.