Rusia e Iran arremeten contra EU por sancion

Rusia e Irán arremeten contra EU por sanción
Por:

El presidente Donald Trump había intentado evitar que se sancionara a Rusia por sus interferencias en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Algo que, a estas alturas, sólo niega en Wa-

shington el propio mandatario estadounidense.

Por ello, sorprendió el apoyo de la Casa Blanca a los castigos impuestos por la Cámara de Representantes después de que el yerno de Trump, Jared Kushner, declarara el pasado lunes y martes, a puerta cerrada, en el Capitolio.

Mientras el cerco se estrecha en el entorno de Trump, quien necesita desesperadamente distanciarse de Vladimir Putin, el respaldo a estas sanciones parecía una buena salida de cara a los votantes, aunque le pusiera en una posición comprometida respecto al dirigente ruso.

Pero Trump no ha medido del todo la proporción de las sanciones. El contenido de la ley no sólo le hace tener que rendir cuentas con el Kremlin, sino que aumenta las tensiones con los líderes europeos, pues estos castigos podrían afectar a las compañías de petróleo y gas de la UE.

Por ello ayer, ante esta ola de protestas global, Trump y los legisladores estadounidenses se aliaron para intentar tranquilizar a los líderes de la UE, todavía expectantes ante los movimientos de Trump en su política exterior.

Las medidas propuestas para atacar al sector energético ruso, aprobadas en la Cámara de Representantes, tienen que recibir ahora luz verde en el Senado, donde Trump tiene una guerra abierta a consecuencia de la reforma sanitaria y la derogación del Obamacare.

Normalmente, la voz del brazo Ejecutivo se alzaría sobre el Congreso. Aunque estos días Trump intenta alejarse de cualquier controversia que tenga que ver con Rusia.

¿Qué hacer entonces? ¿Vetar la ley que recibió el visto bueno de la Casa Blanca? ¿Desairar a la UE a pesar de que condena la agresión de Putin a Ucrania?

Con la controversia generada a partir de la nueva ley, que prohíbe a las compañías de EU invertir en proyectos de petróleo y gas cuando una compañía rusa participe en al menos 33 por ciento, queda de manifiesto la complejidad de los encajes de la política internacional en la que está sumido el presidente de EU. Sobre todo porque, en este caso, los líderes europeos, que no han hecho más que criticar a Trump y Putin en los últimos meses, se verán afectados.

Así, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, avisó a la Administración estadounidense que la UE está lista para responder “apropiadamente en cuestión de días” si sus nuevas sanciones contra Moscú no tienen en cuenta “los intereses de seguridad energética de la UE”, y castigan a sus empresas energéticas que participen en proyectos en Rusia.

Mientras, el gobierno alemán instó a las autoridades estadounidenses a no usar las nuevas sanciones a Rusia como un “instrumento de su política industrial” y recordó que el objetivo de las medidas que tome contra Moscú “no debe ser la economía europea”.

Por su parte, el presidente de Irán afirmó que su país dará “definitivamente” una respuesta proporcional al último gesto “hostil” de Estados Unidos. Hasán Rohaní, el reelegido líder centrista, amenazó ayer con adoptar “cualquier paso que se considere necesario en línea con los intereses de nuestro país, y continuaremos nuestro camino sin atender a sus sanciones y políticas”.

La última represalia llega una semana después de que la Casa Blanca aprobase nuevas sanciones contra 18 entidades iraníes. El objetivo de éstas es castigar el programa balístico iraní. No obstante, Teherán denuncia una violación del “espíritu” del pacto nuclear, que entró en vigor en enero de 2016.