Defecto pegará a ventas de Toyota

Situación en Guerrero está difícil, no lo voy a negar, indica Fiscal
Por:
  • larazon

Por Karla Ponce

El mayor fabricante de autos en el mundo ha puesto en riesgo su liderazgo. Los expertos en el sector automotriz coinciden en que las consecuencias se reflejarán en sus números pues tan sólo en territorio estadounidense se prevé que sus ventas durante enero registren una caída de 11% respecto al mismo mes del año anterior.

De acuerdo con el sitio web especializado en el comportamiento de los consumidores de automóviles, Edmunds.com, la cuota de mercado en este país probablemente para la marca alcance su punto más bajo desde 2006.

Un efecto mundial que no podrá detenerse debido a que el consumidor “castiga la falta de calidad”. Armando Terán, experto en el sector automotriz, afirma que “el riesgo que corre la marca es elevado considerando que la información tiene un manejo mediático capaz de generar un desprestigio masivo con consecuencias a largo plazo”.

El fabricante japonés estima que el costo de retirar producto del mercado así como reconocer defectos se traducirá en una reducción de ventas de al menos 100 mil unidades, calcula que el impacto de sus masivas revisiones de vehículos en todo el mundo ascenderá a casi dos mil millones de dólares.

Tan sólo en territorio mexicano, un total de 30 mil autos son susceptibles de revisión, de un total de ocho millones de unidades en el mundo que presentan problemas en el acelerador.

Adolfo Hegewisch, director general de Toyota en México, reconoce que la expectativa de ventas para este año calculada en 50 mil unidades, podría verse afectada por esta condición, por lo que se comprometió a regresar anticipos a los clientes que decidan cambiar su decisión de compra.

Son dos sus problemas: la existencia de unas alfombrillas sueltas que interferirían con el pedal de aceleración y el propio pedal, que puede quedarse atascado cuando el conductor lo pisa.

Demanda colectiva en EU por Prius

Toyota Motor enfrenta su primera demanda colectiva en EU producto de las quejas por un defecto en los frenos de su modelo híbrido Prius, al que la automotriz dijo que someterá a un retiro del mercado para su reparación.

La demanda busca el pago de una indemnización no especificada y una orden judicial que obligue a Toyota a reparar el defecto que, según dice la demandante identificada, Elaine Miller, hace que sea peligroso que conduzca su Prius.

El abogado de Miller, Daniel Warshaw, dijo que busca un estatus de demanda colectiva en California para todos los dueños afectados de un Prius 2010 y de un Lexus HS250h 2010, que según dijo está equipado con el mismo sistema de frenado.

“El objetivo principal (de la demanda) es conseguir que esos vehículos sean reparados y vuelvan a ser seguros”, aseguró.

fdm