Martes 19.01.2021 - 17:35

Una nueva forma de terrorismo

El problema jurídico-laboral por el Covid-19
Por:

“El terrorismo es un recurso de la desesperación”

Gabriel García Márquez

En las últimas semanas se ha discutido mucho en nuestro país el termino terrorismo y terroristas, en virtud de que después de la masacre de varios miembros de la familia LeBarón, y ante las dudas de que el gobierno mexicano pueda resolver tal asunto, algunos familiares de los difuntos, solicitaron al gobierno de los Estados Unidos que declarara a los cárteles mexicanos como grupos terroristas.

El Presidente Donald Trump, el pasado día martes, comentó que su gobierno si iba a considerar a los grupos de narcotraficantes mexicanos como terroristas, con ello el gobierno mexicano y las redes sociales estallaron en un mar de comentarios, desde los que rechazan totalmente dicha consideración, hasta los que la aplauden, imperando un gran desconocimiento de las consecuencias de ello.

El fenómeno del terrorismo se ha desarrollado principalmente en los países árabes, derivados de la guerra judía-musulmana, y tiene una connotación de tipo político-religiosa, sin embargo la concepción desde su inicio ha ido cambiando y se adapta a las circunstancias del momento, hoy los grandes enemigos son los cárteles de la droga, pues ellos serán entonces los nuevos terroristas.

Originalmente el termino se utilizó para explicar que la Revolución Francesa generó un terror perpetrado desde el propio Estado, sin embargo el concepto de terrorismo fue cambiando,hasta llegar a lo que hoy tenemos, como son los grupos que muestran una oposición al gobierno y a sus instituciones, manteniendo una

ideología diferente, y para ello realizan actos que intimidan a la población y retan a los órganos de seguridad del Estado.

Por lo anterior definir el terrorismo resulta muy complicado, no obstante tomaremos la de la RAE por considerarla más neutral y que dice así: “Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretenden crear alarma social con fines políticos”.

En México el Código Penal Federal en su artículo 139 establece la pena de prisión de seis a cuarenta años al que realice actos que produzcan alarma, temor o terror entre la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad para que tome una determinación. Por ello, bajo dicho precepto,lo sucedido en Culiacán y los actos contra la familia LeBarón pueden considerarse actos terroristas.

La discusión de que los grupos de narcotraficantes pueden ser considerados terroristas, resulta una cuestión convencional, de acuerdo a lo que a cada gobierno le interese, en nuestro caso el gobierno mexicano se opone, en virtud de que ello implicaría una mayor injerencia del gobierno de los Estados Unidos y un fracaso de la política de seguridad de AMLO, y la inclusión de México en una campaña antiterrorista, quedarse con los bienes del narco mexicano y tener Trump una bandera en su campaña de reelección.