Martes 24.11.2020 - 05:52

Avatar del Hector Badillo

Héctor Badillo

Europa tras el litio de Latinoamérica

DESDE EUROPA

Hector Badillo
Hector BadilloLa Razón de México
Por:

El litio es un metal blando de color blanco plata que se oxida rápidamente con el agua, el aire y otras sustancias que se encuentran en el ambiente. Este metal alcalino que se ha vuelto de gran interés para las potencias mundiales se mantiene entre la especulación y la clave para alcanzar una sociedad verde que desbanque el uso del petróleo.

Actualmente, más de la mitad del litio a nivel mundial se utiliza para generar aplicaciones industriales; sin embargo, las nuevas tecnologías han impulsado el uso de este metal para producir baterías que se utilizan en dispositivos electrónicos y para la fabricación de vehículos eléctricos.

El interés de algunos gobiernos y sociedades para generar energías limpias ha desatado una nueva carrera de consumo del litio que podría sustituir a la cada vez más desvalorada carrera por el control del petróleo. El impacto de la pandemia de Covid-19 ha acelerado este interés por las energías limpias y países europeos ya buscan hacerse de este metal que podría cambiar el futuro del medio ambiente y en consecuencia el de las personas.

Bolivia, Chile, Estados Unidos y Argentina son los países con la mayor reserva de litio a nivel mundial, mientras que en Sonora, México, se encuentra la mina de litio más grande del mundo. Es por ello que las empresas europeas tienen los ojos puestos en Latinoamérica para impulsar la producción de vehículos eléctricos con miras a cumplir el Pacto Verde Europeo, el cual pretende dejar de producir “emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050”.

Desde México ya se debate la explotación de la mina de litio de Sonora y se propuso modificar la Ley de Transición Energética para comenzar el almacenamiento de este metal renovable y así estar preparados para el boom económico de este material en todo el mundo. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró a principios de años, durante su conferencia matutina, que la Secretaría de Economía ya preparaba un plan para explotar esta mina de litio ubicada en territorio nacional

Ante este panorama económico detenido por la pandemia, la Red Mexicana de Afectados por la Minería denunció que ya se repartieron el pastel entre 10 empresas con las 97 mil hectáreas concesionadas para la extracción de litio, en donde la especulación de este metal juega un papel muy importante, sobre todo para empresas canadienses que pretenden generar recursos en las bolsas de valores.

Lo peligroso de esta situación proviene de la industria voraz de las empresas denominadas “verdes” que podrían generar una nueva forma de explotación de recursos, en este caso del litio. Las autoridades mexicanas deben tener mucho cuidado en la forma de extraer el litio, el tratamiento de los residuos de producción y planificar un sistema para aumentar la vida útil de este metal que se podría volver el nuevo oro negro.

Importante que este metal se vaya a producir en los nuevos tiempos de un gobierno para que se garantice que los recursos que se obtengan sean en beneficio de la población y no de unos cuantos empresarios mezquinos.