Viernes 4.12.2020 - 05:48

El PRI a menos; Morena va por todas

Fase 2
Por:

Mañana el PRI cambiará dirigente no destino; la elección de Alejandro Moreno pone al otrora partidazo en ruta para convertirse en un partido veleta, minoría bisagra al servicio del mejor postor. Haga de cuenta como el Partido Verde, pero sin ser una franquicia familiar, sino más bien una cooperativa política con asociados mayores y menores.

Tampoco es que si Ivonne Ortega ganara el PRI recuperaría vigor y estructura, no, el PRI a como resulte está condenado por la mala fama, por la impronta de corrupto sin llenadera que la pasada administración se encargó de edificar desde su núcleo mexiquense. Sea con Amlito fuera con Ortega, el PRI se achica, acomoda y adormece. Su ideología fue trasplantada a Morena.

Mientras el PRI va a una elección sin sustancia, Morena va por todas. El nuevo partidazo abreva del ADN tricolor y exprime lo que puede, por donde puede y por donde no, también.

En el Legislativo federal la diputada Dolores Padierna reclama que los órganos de gobierno en San Lázaro ya no se roten entre las principales fuerzas políticas, porque eso viene de cuando había un partido mayoritario (como ahora lo es Morena), pero gandalla (jura que Morena no lo es) y por tanto, hoy sí vale la hegemonía que dice emana del voto popular (de la sobre-rrepresentación legislativa por el arreglo electoral de Morena con el extinto PES y el PT, no habla, por lo que la presidencia de la Mesa Directiva debe permanecer los tres años de la legislatura en poder de su partido. Propondrá iniciativa de Ley que arregle el asunto. Van por más.

Financiamiento y prerrogativas. Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional de Morena, se columpia de la arenga presidencial para que los partidos políticos reciban menos financiamiento público (el único posible hasta hoy). La líder partidista no ha comprobado, hasta hoy, que Morena haya devuelto-donado-regalado la mitad de su presupuesto anterior a los damnificados de los sismos de septiembre de 2017, pasa página y dice que Morena bien podría (pero no lo hace) renunciar al 75 por ciento de sus prerrogativas (mil 700 mdp) siempre y cuando la nueva chiquillada más el pálido azul PAN hagan lo mismo. ¿Total?

Reducir el financiamiento a partidos es reclamo popular e incumplida promesa de campaña, para hacerlo basta que el Legislativo modifique la fórmula de asignación de prerrogativas, Morena puede hacerlo. Sin embargo, lo sensato sería una programación anual-descendente para bajar el monto de financiamiento a partidos; como sea, si quieren, pueden. Quitar de golpe el dinero público claro que busca debilitar a la devaluada oposición, de eso se trata, de vencer y de rematar. Partido eje con lo mínimo necesario a su alrededor es el proyecto; eficiencia operativa y hegemonía ideológica.

En Baja California la “Ley Bonilla” no se quiebra, con la renovación de su Congreso y Poder Ejecutivo, la extensión indebida del periodo de gobierno para Jaime Bonilla avanza. El experimento local para ampliar un periodo de gobierno por la voluntad popular no consultada en urnas sino “interpretada” por dóciles legisladores, es, quiera o no el Presidente, una sonda exploratoria. Sospechosa. ¿Vale la pena? En la inacción para combatir la ilegalidad está la respuesta.

Ley Garrote. Desde el edén tabasqueño Morena pone a prueba la resistencia social para acotarle libertades de protesta (que no de expresión), con una legislación que castiga bloqueos y plantones. La política reza que es para evitar extorsiones de grillos profesionales que hacen de las manifestaciones herramientas para obtener canonjías y rentas. El sentido común indica que se está blindando a las obras públicas emblemáticas de la 4T contra cualquier intento de bloqueo como los que antes, los de ahora, hacían. Si funciona allá, funcionará acullá.

México camina hacia el bipartidismo, el popular Morena, el fifí PAN y MC como potencial variable. Entre liberales y conservadores nos vemos. A partir del lunes el PRI se pliega con ya saben quién; el PRD se desangra, el Verde se remata, los demás se guarecen bajo la creciente sombra morena.