Una final que promete…

29LR3296
Por:
  • jorgeernestow-columnista

Es cierto. Son dos equipos que atacan mejor de lo que defienden y con potenciales ofensivos de gran relieve. Apegado a sus estilos uno puede esperar una Final que sea un entretenido intercambio de goles, pero en citas de tanta trascendencia, no es extraño que el guion ofrezca contenido inesperado.

Además, hay un factor que no es habitual y puede influir en el desempeño de ambos equipos. Monterrey y América abren la serie definitiva esta noche con el debate de saber a cuál le afectan más las atípicas circunstancias, el cansancio y desgaste del Monterrey o la larga inactividad de América.

Difícil marcar a un favorito; algunos creen que Rayados, tras su buen papel en el Mundial de Clubes llega con un impulso anímico superior, otros otorgan ventaja a las Águilas por cerrar en casa, y en una ciudad donde no la suele pasarla bien el Monterrey.

El juego aéreo puede ser decisivo. Monterrey tiene armas muy peligrosas en ese rubro con Nico Sánchez, César Montes o Funes Mori; América no defendió bien ese tipo de jugadas en el torneo regular, pero habrá tenido, en estas últimas semanas, tiempo de sobra para trabajar mecanismos para perfeccionar su defensa.

A ambos equipos les gusta tener la pelota, pero no la necesitan para hacer daño. Tienen gente muy rápida para el desdoble y el contragolpe.

En el mediocampo habrá un duelo maravilloso entre algunos de los mejores mediocampistas de contención de la Liga MX, Guido Rodríguez de un lado, complementado por Richard Sánchez, y Celso Ortiz y Carlos Rodríguez del otro.

En fin, el lugar común se impone. Ojalá tengamos una gran final como se advierte en la teoría, que los dos finalistas luchen por el título siendo fieles a su esencia. Que la táctica no congele a la emoción como sucedió hace seis meses en el Tigres-León.

[caption id="attachment_1074444" align="alignnone" width="696"] Layún protege el balón de Rodríguez en Liga MX.[/caption]