• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
i8 Roadster: deportividad y eficiencia en un auto llamativo
Se puede recargar en casa con el sistema BMW i Wallbox. Foto: Autocomos

El BMW i8 Roadster sigue siendo un auto muy moderno, al ser un plug-in hybrid, con una batería de 11.6 kWh montada en la parte central del vehículo, justo en el túnel de la transmisión, puede rodar en modo 100% eléctrico por unos 55 km, siempre y cuando no superes los 120 km/h.

Cuando activas el modo Eco Pro, tanto el motor a gasolina, un 3 cilindros turbo con 231 hp y 235 lb-pie funciona conjuntamente con el eléctrico de 143 hp y 250 lb-pie, montado en la parte frontal para maximizar la eficiencia y lograr espectaculares rendimientos de hasta 47.62 km/l.

La potencia total del sistema es de 374 hp que son enviados a las cuatro ruedas vía dos transmisiones, una automática tradicional de seis cambios para la mecánica de combustión y otra de una sola velocidad para la eléctrica. Es capaz de acelerar de 0–100 km/h en 4.6 segundos y lograr una máxima de 250 km/h.

La cabina nombrada como Life Module está fabricada en fibra de carbono, esto, si bien trae grandes beneficios en materia de reducción de peso, impacta negativamente en materia de aislamiento acústico y refinamiento.

A diferencia de la variante coupé, el i8 r pierde esos inútiles asientos traseros, esto debido a que ése es el espacio que ocupa el toldo automático retráctil que requiere de 15 segundos para abrirse o cerrarse.

El tablero por su parte ya empieza a mostrar señales de veteranía, la pantalla central de 8” es pequeña para los estándares de los BMW más nuevos y el clúster de instrumentos, si bien, es digital, también es chico.

Este auto es capaz de ir de 0 a 100 en 4.6 segundos o bien, hacer 47.62 km/l.

Es además, como buen BMW, un auto de excelente manejo, no es un deportivo extremo, lo podría catalogar más como un GT, tiene muy buena respuesta, aunque tampoco te pega al asiento con la fuerza de otros deportivos mucho más extremos. En ningún momento se siente pesado, aun cuando tiene una batería de dimensiones y peso nada contenidas, e incluso, con neumáticos un poco más anchos y con mejor agarre, seguro podría hacer mejores tiempos en pista.

La dirección retroalimenta bien y va muy bien plantado, con lo cual puede ir muy por encima de las velocidades permitidas transmitiendo confianza.

El i8 Roadster en manos de nuestro amigo y piloto de cabecera, Manuel Carrión, completó el circuito de 1,750 metros del Autódromo Moisés Solana, en Epazoyucan, Hgo. en 59:03 segundos, el mayor tiempo de todos los registrados sólo por delante del Hellcat Redeye.

Es un clásico instantáneo, un hito de la ingeniería alemana que aun, deportivo y eficiente al mismo tiempo, luego de casi 7 años de haber iniciado ventas, es más avanzado que la gran mayoría de los autos que se comercializan.

Tiene dos inconvenientes, por un lado, su diseño no gusta a todos, es radical e incluso algo estrafalario, disruptivo en su momento, pero que habrá que ver cómo se ve en 10 años, probablemente no envejezca tan bien, los diseños tan extravagantes tienden a tener ese problema. Y segundo, si bien se ve como un deportivo exótico y por construcción y complejidad mecánica lo es, el desempeño no es lo suficientemente extremo.

Compartir