Cajas negras: choque del Metro, por falla humana

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gráfico Daniel Martínez La Razón

La lluvia atípica que cayó en la zona del Peñón de los Baños, aunado a una falla humana cometida por el conductor del tren del Metro que no tomó el control manual, fue lo que ocasionó el choque entre dos unidades la tarde del 4 de mayo en

la Línea 5.

Así lo establecen los avances en los peritajes elaborados por expertos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) que indagan las causas de este accidente que dejó a 12 personas lesionadas, cuatro de

ellas de gravedad.

Funcionarios de la dependencia que encabezan las investigaciones revelaron a La Razón que de acuerdo con los peritajes y los datos de la caja negra, en el momento en que se suscitó el choque, el chofer del tren con placas M0577 que impactó a otro identificado como M0075 en la estación Oceanía tenía el

piloto automático.

En la pendiente, antes de llegar a la estación Oceanía, el conductor intentó bajar la velocidad para poder detenerse al entrar al andén.

Sin embargo, esto no sirvió, ya que el exceso de agua que cayó esa tarde había mojado los rieles en demasía, y esto provocó que éste se deslizara sin lograr frenar a tiempo.

Según explicaron los funcionarios de la dependencia que encabeza Rodolfo Ríos, el chofer debió haber cambiado el Pilotaje Automático por la Conducción Manual Controlada desde el momento en que comenzó a llover; sin embargo, no lo hizo y esto propició la falta de control.

Las indagatorias realizadas por los expertos de la PGJDF coinciden con los primeros reportes que dio a conocer el día del accidente el director del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Joel Ortega.

Aquella tarde, Ortega Cuevas explicó que todo hacía suponer que el choque se debía a la fuerte lluvia que ó en la capital.

De hecho, ese mismo día el funcionario recordó que sólo unos minutos después del accidente, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México cerró sus pistas de aterrizaje a los vuelos debido al agua.

En tanto, tras analizar la caja negra del convoy M0577, el Comité de Investigación de Incidentes Relevantes del Metro concluyó que el chofer no asumió el control total del metro y sólo bajo

la velocidad.

A decir de los funcionarios de la PGJDF, hasta ahora no han encontrado que el accidente se deba a falta de mantenimiento en las unidades siniestradas, esto pese a que la semana pasada trabajadores sindicalizados aseguraron que la unidad se encontraba en malas condiciones.

Pilotos señalan problema de comunicación

Fernando Israel Rosales y Rodrigo Pascual Martín operadores de los trenes involucrados en el choque de la Línea 5 del Metro el pasado 4 de mayo afirmaron que fue una falla en la comunicación entre los convoyes y Puesto Central de Control (PCC), en la estación Oceanía.

Entrevistado por Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, Rosales, chofer del tren que se impactó por detrás, comentó que al ver que el otro convoy no había salido de la estación, solicitó el corte de corriente, pero no recibió respuesta.

“No logro frenar el tren, tomo el conmutador C y lo muevo, pero el convoy venía patinando y hasta el último momento intenté frenarlo. Estaba a unos 5 metros cuando me lancé al andén”, dijo.

En tanto, Pascual Martín, quien había llegado a Oceanía, dijo que vio una lámina en la vía, por lo que detuvo el tren e intentó establecer comunicación con el PCC, pero no

obtuvo éxito.

Daniela Wachauf