Mantenimiento no podía detectar errores en Metro

Concluye FGJ: falló construcción de L-12; imputará homicidio, lesiones, daños...

Resuelve Fiscalía que deficiencias de origen estaban dentro de estructura; además, diseño fue "inadecuado"; errores aceleraron colapso; Fiscal Godoy dice que hay personas físicas y morales implicadas; con las segundas buscan resolver vía reparación del daño; nombres, hasta citarlos

27
La zona, a más de cinco meses del desplome que provocó la muerte de 26 personas.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Frida Sánchez

Tras determinar que el colapso de mayo en la Línea 12 del Metro se debió a fallas en la construcción y diseño en la obra, la Fiscalía capitalina anunció que presentará cargos penales por homicidio, lesiones y daños a la propiedad en contra de las personas físicas y morales involucradas, aunque determinó que, en el caso de las segundas, se buscará un acuerdo reparatorio para la víctimas.

Aun cuando no se dieron a conocer los nombres de los responsables, este jueves la fiscal Ernestina Godoy adelantó que “en las próximas horas” solicitará las audiencias ante el Poder Judicial para imputar los cargos contra las personas físicas aludidas.

Dijo que la Fiscalía ha impulsado que el caso penal de las personas morales sea canalizado por medio de un acuerdo reparatorio, con la finalidad de que se “ofrezcan mejores opciones” y “acelerar” la reparación del daño a las víctimas, por lo que hay la posibilidad de que, de cubrir con estos daños, los responsables no vayan a la cárcel.

La fiscal aseguró que se procurará que cada uno de los casos se conduzca con apego al debido proceso y garantizó que los acuerdos reparatorios establecidos en el Código Nacional de Procedimientos Penales “son un mecanismo incorporado a nuestro sistema de justicia, que busca privilegiar los intereses de las víctimas en el proceso y encontrar soluciones que impliquen la reparación eficaz y oportuna de los daños causados, sin necesidad de desahogar un largo proceso judicial”.

Ulises Lara López, vocero de la Fiscalía General de Justicia capitalina, expuso que el colapso del tramo de Los Olivos a Nopalera, en la Línea Dorada, que dejó 26 personas sin vida y 98 lesionadas, ocurrió de manera súbita, en apenas 1.9 segundos y se determinó —de manera similar a cómo lo hizo la empresa noruega Det Norske Veritas (DNV)— que la falla se debió a errores en su construcción y diseño, y no en el mantenimiento del mismo.

Explicó que la institución realizó varias investigaciones para llegar a las conclusiones presentadas ayer, entre las que destacó el estudio de la falla de la estructura a partir de un video del C5, una inspección de la estructura que colapsó, y revisión de la caja negra de los vagones del tren.

Además, subrayó, se hizo la revisión de los principales documentos de la obra, como planos y estudios topográficos, y se revisó el diseño original y el proyecto realizado, con lo cual se determinó que ningún manual de mantenimiento o de inspección podría haber detectado fallas de origen, ya que éstas estaban ubicadas en el interior de la estructura.

“No pudieron haber sido detectadas en inspecciones, debido a que ningún manual de inspección y mantenimiento podría incluir deficiencias que de origen están en el diseño”, externó.

De acuerdo con las investigaciones periciales y científicas que realizó la Fiscalía, en los cinco meses desde que ocurrió el colapso, el origen del percance estuvo, en principio, por errores en la construcción, “que contribuyeron a acelerar de manera lamentable la cinemática del colapso”.

Entre las deficiencias que se encontraron, se destacó la colocación deficiente de los pernos que unían las vigas de concreto del sitio afectado, así como en las soldaduras, en las que se detectó que fueron colocadas con un grosor menor del requerido.

Dijo que se usó relleno en algunas uniones, lo que está prohibido por el reglamento de construcción, y del “diseño inadecuado” en la zona de diafragmas.

  • El dato: Para realizar el peritaje, la Fiscalía General de Justicia capitalina contrató a cuatro personas con especialidades con las que no cuenta su plantilla de peritos.

Una semana después del colapso, la fiscal Ernestina Godoy se comprometió a que no se fabricarían culpables, ni tampoco “se realizarán exoneraciones a modo” durante las investigaciones de este hecho.

El pasado 7 de septiembre, la empresa noruega DNV presentó su dictamen técnico final sobre la tragedia ocurrida entre las estaciones Los Olivos y Tezonco, de manera independiente a las investigaciones que realizó la Fiscalía capitalina.

Tras un peritaje externo, la empresa reveló que, entre las causas del colapso, estuvo el pandeo de las vigas norte y sur por falta de pernos “funcionales”.

“La estructura compuesta estaba operando como dos vigas paralelas independientes, una viga de concreto y una viga de acero, que experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas”, se determinó en ese dictamen.

Estableció que hubo “deficiencias en las propiedades mecánicas de las vigas y en el diseño del marco transversal, que no cumplió con los estándares de diseño”.

Por su parte, el Gobierno de la Ciudad de México inició los trabajos de rehabilitación del tramo afectado. El 3 de octubre, el secretario de Obras y Servicios, Jesús Antonio Esteva Medina, informó que en estas semanas se daría inicio a la construcción de la estructura para reforzar el tramo afectado.

Conclusiones del origen de la falla
Al igual que el peritaje externo, el de la Fiscalía encontró que hubo pernos mal colocados y soldaduras deficientes.

  • ​Instalación insuficiente de pernos. Instalación insuficiente e inadecuada de pernos de cortante, lo que originó pérdida del trabajo como sección compuesta.
  • Fatiga por distorsión. Diseño inadecuado de la conexión inferior de los atiesadores verticales en zona de diafragmas. Originó agrietamientos en la parte inferior de la trabe izquierda, y por debajo de la terminación del atiesador vertical.
  • Deficiencias en soldaduras. Desgarro de la unión entre el patín inferior y el alma de la zona central del claro de la trabe izquierda, debido a la mala calidad de las soldaduras. Los efectos se amplificaron por la falta de conexión de las prelosas con las vigas principales, debido a la casi inexistencia de pernos de cortante.
  • Falta de redundancia en la estructura. Tras el desgarramiento de la soldadura entre patín y alma, ésta falló por pandeo, originando la falla de la viga izquierda y, en consecuencia, debido a la falta de redundancia de la estructura, el colapso del claro en cuestión.
  • El error grave de construcción referente a la carencia, mala ubicación y mala soldadura de los pernos del cortante por las mismas razones no pudieron haber sido detectadas en inspecciones tanto que no son visibles por encontrarse dentro de la estructura. El colapso fue principalmente originado por los errores en su construcción, mismos que contribuyeron a acelerar de manera notable la cinemática del colapso.