Destituyen a dirigente de sobrecargos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Notimex

La secretaria general de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), Lizette Clavel Sánchez, fue destituida en una asamblea extraordinaria, con 591 votos a favor y 384 en contra, y en su lugar quedó de manera interina el secretario del Trabajo, Raúl Salazar.

En entrevista, Clavel Sánchez anunció que el lunes acudirá ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje para impugnar el resultado de esta reunión de trabajadores, ya que fue convocada de manera ilegal y no se ajusta a lo que establecen los estatutos ni la Ley Federal del Trabajo.

Denunció que la líder perredista capitalina, Alejandra Barrales, y Francisco Villarreal, ex dirigente de ASSA, están detrás de este movimiento y con su intervención se pone en riesgo la revisión salarial con Mexicana de Aviación, ya que debe entregarse el emplazamiento a huelga el 14 de agosto para iniciar el primer minuto del 16 de septiembre.

También, indicó, está en peligro la ratificación del emplazamiento a huelga contra Aeromar, el cual vence el primer minuto del 1 de septiembre.

Clavel Sánchez alertó que está en juego la acreditación de la personalidad legal de la dirigencia de este gremio, ya que la toma de nota fue otorgada a su comité. En su opinión, el proceso de destitución es ilegal ya que la supuesta asamblea tuvo deficiencias en los términos de la convocatoria, y en ningún momento se informó del contenido de este documento.

Aclaró que en ningún momento este grupo de trabajadores presentó pruebas ni acusaciones de abuso de confianza o de uso ilegal de recursos de la organización sindical para sustentar la destitución de la secretaria general.

Afirmó que la Comisión de Honor y Justicia no sustentó ni argumentó la convocatoria y la destitución se basa en rumores y "en puras apreciaciones subjetivas, por lo cual, debieron demostrarse cabalmente."

Con este proceso, consideró, se vulnera y fragmenta el papel de la organización sindical y podría llegar muy debilitada en las próximas negociaciones salariales.

"Las empresas pueden impugnar ya que son muy quisquillosas y si hay una equivocación por parte de la representación gremial pueden solicitar ante las autoridades laborales la nulidad del emplazamiento a huelga.

Todo proceso debe apegarse a la legalidad y a lo que establece la Ley Federal del Trabajo y los acuerdos internacionales en materia laboral." Clavel Sánchez advirtió que la parte patronal puede recurrir a este camino para poner y destituir a dirigencias y dejar a alguien a modo, con lo cual estarían en riesgo las organizaciones sindicales.

vms