Festeja la comunidad Lésbico Gay sobre Reforma

CDMX pagará un millón 900 mil pesos diarios por traslado de basura a Morelos
Por:
  • larazon

Notimex

La comunidad Lésbico Gay convirtió en una gran fiesta la XXXII Marcha del Orgullo Gay, que se lleva a cabo este sábado en el Paseo de la Reforma.

Desde temprana hora, cientos de personas con diferente preferencia sexual se reunieron en el Ángel de la Independencia para iniciar la marcha que cada año conmemoran para exigir tolerancia.

Bajo la bandera del arco iris, con música, globos y condones inflados, celebraban bailando, en espera del inicio de la marcha que correría por todo Reforma y Avenida Juárez, hasta el Hemiciclo erigido en honor del Benemérito de las Américas, Benito Juárez.

Mientras los asistentes caminaban con disfraces variados, cuadrillas del gobierno capitalino repartían condones, folletos informativos e invitaban a pláticas sobre el libre ejercicio de la sexualidad y las precauciones para evitar contagio de enfermedades.

Había atuendos de abeja, pollo, Piolín (el personaje de la caricatura), mariposa, gato, ángel, diablo, vampiresa, aunque la mayoría de los asistentes simplemente vestían ropas de colores vistosos, como pantalones ajustados en rojo, amarillo, morado o rosa.

Había varias personas que llevaban minúsculos pantalones cortos y camisetas ajustadas, mientras que algunos hombres vestían minifalda y pronunciado escote.

Desde los carros alegóricos algunos de los personajes que viajaban en ellos lanzaban flores y preservativos, mientras se gritaban consignas a favor de la libertad sexual.

Una pareja de mujeres llevaba consigo a su perro, un bóxer blanco con manchas color café, evidentemente macho, con moños en las orejas y una faldita de ballet.

También, los participantes en la marcha gritaban consignas contra el cardenal Norberto Rivera, y en general contra la Iglesia Católica, así como contra algunos personajes de la esfera política.

Víctor y Arturo, dos jóvenes que recientemente contrajeron matrimonio en el Distrito Federal, dijeron sentirse orgullosos de ser una pareja y satisfechos de haber formalizado su relación, ya que la legislación local lo permite.

Entrevistados en el Ángel de la Independencia antes de iniciar la marcha, señalaron que el resto de las entidades también deberían permitir estas uniones o, al menos, reconocer los derechos civiles que de ella se derivan.

“Es mejor que los derechos y obligaciones estén claros en la ley, para evitar conflictos legales, que no necesariamente tienen que ver con conflictos personales entre los miembros de una pareja, sin importar si son de diferente género o del mismo”, puntualizó Víctor.

vms