Somos una sola ciudad, no vemos divisiones, señala la panista

Por desatención, voto de castigo en Azcapotzalco

Alcaldesa electa Margarita Saldaña destaca enojo por pendientes en drenaje, agua...; va por trabajo en unidad

La alcaldesa electa, en entrevista con La Razón.
La alcaldesa electa, en entrevista con La Razón.Foto: Eduardo Cabrera, La Razón
Por:
  • Karla Mora

La alcaldía Azcapotzalco es una de las que decidió cambiar de color en las elecciones. Margarita Saldaña recibió la preferencia del electorado y, aunque tiene la experiencia de haber gobernado ya la demarcación, acepta que parte de los resultados fueron por voto de castigo a Morena, porque al menos en Azcapotzalco se desatendieron servicios básicos como el agua.

En entrevista con La Razón, la panista, quien contendió por la coalición de su partido con PRI y PRD, señaló que la gente tiene un enojo por decisiones que se tomaron desde el Gobierno federal, al haber quitado programas sociales medulares, como el de madres solteras, apoyos a personas con discapacidad y las estancias infantiles.

La próxima alcaldesa señaló que su administración no busca la división, aunque represente a un partido distinto al que gobierna la Ciudad de México.

Entre sus planes está el echar lupa al proyecto del Gobierno local Vallejo-i—que busca crear, en conjunto con las empresas establecidas en Vallejo y su área de influencia, el clúster de innovación industrial más importante de la Zona Metropolitana del Valle de México—, la creación de una escuela enfocada a abatir la violencia de género y un plan de “7 días” para que cada día haya una acción diferente de atención ciudadana.

¿Considera que los votantes en esta alcaldía realmente creen en esta alianza PRI, PAN y PRD o más bien castigaron a Morena? Yo creo que sí hay un voto de castigo en muy buena medida y, además, creo que no sólo es el reflejo de lo que se hizo en la Ciudad de México; yo sí creo que tiene que ver mucho con lo que hace el Presidente de la República, muchas cuestiones que tienen que ver con las instituciones; siento que la gente tiene un enojo en ese sentido.

Hoy vemos con tristeza cómo tenemos un montonal de departamentos que crecen por todos lados, edificios gigantescos en algunas zonas y la falta de servicios en otras

¿Cuál será el proyecto de su administración para resarcir lo que no se hizo bien? En Azcapotzalco son cuatro problemas fundamentalmente: el primero es el de la inseguridad; la gente quiere tener mayor seguridad.

“El segundo es el tema de servicios: alumbrado público, podas, drenaje, pavimentación, bacheo, balizamiento, todo eso; la gente está muy molesta, porque las calles están abandonadas.

“El tercer gravísimo problema es el desempleo, entonces hay que trabajar una estrategia para apoyar a la gente. Nosotros tenemos el plan de reactivación económica; nuestra propuesta es que cada viernes haya una feria (del empleo) y podamos implementarla, para que la gente pueda tener acceso rápido a toda la oferta laboral que se genera en la zona industrial; cámaras, comercio, pequeños comerciantes, en fin; con todos ellos poder generar una buena sinergia en donde lo que se genere de oferta nosotros podamos ponerlo de manera accesible.

“Y el cuarto grave problema es la falta de agua. Se ha colmado la paciencia de la gente; hoy tenemos muchas calles cerradas en Azcapotzalco porque no hay agua. Sin embargo, seguimos viendo cómo crecen desarrollos inmobiliarios por todos lados.

“Evidentemente, los vecinos se preguntan: ‘cómo es que dejas que crezcan más departamentos si no tenemos agua ni siquiera nosotros’”.

La ubicación de la alcaldía es estratégica en el sector industrial y tiene muchos proyectos de la mano con el Gobierno local. ¿Impulsará estos programas como el de Vallejo-i o cómo prevé que será la coordinación? Desde que fui jefa delegacional hace 21 años, comparto que es bien importante hacer una reactivación, un impulso fuerte a la zona industrial de Azcapotzalco, a la zona industrial de Vallejo; de hecho, ha sido una fuerte lucha contra los gobiernos de izquierda de la Ciudad de México, porque durante los 24 años que llevan gobernando, solamente en estos tres últimos se le dio un enfoque diferente a la zona industrial de Vallejo.

Hay muchísimas cosas que deberían voltear a ver antes de seguir diciendo que nosotros hicimos una campaña en contra de ellos, como si el ciudadano fuera menor de edad

“En los años anteriores, siempre lo que escuchaba era: ‘es inviable la zona industrial’; todo mundo le veía vocación de vivienda, le veían vocación de otra cosa. En esta última administración, finalmente se le volteó a ver con la vocación industrial; la única parte que a mí me preocupa es la de vivienda que se pretende construir en esta zona, donde se tiene que garantizar que habrá la factibilidad hidráulica, de movilidad, de drenaje y de todo lo que se necesita para vivir bien.

“También me gustaría saber qué va a pasar con el tránsito de tráileres y con el estacionamiento de ellos, porque normalmente invaden las calles. Nadie se queja actualmente porque nadie vive ahí; viven solamente ocho mil personas; pero, ¿qué va a pasar cuando llegue más gente? Según el proyecto de reactivación, podrían ser hasta 50 mil. El plan Vallejo-i debe incluir una solución al respecto.”

Hace unos días se dio a conocer la conformación de la Unión de Alcaldías de la CDMX, con representantes de la oposición en las demarcaciones. ¿Cuál será su papel en esta unión y qué se espera obtener con la Jefatura de Gobierno? Porque parece que hay discordancia en cuanto a dónde deben dirigirse los recursos. Creo que les gusta malentender el discurso, como un arma para seguir dividiendo. La unión de alcaldes surgió a raíz de esta división que quedó geográficamente después de las elecciones, todos estos memes que abonaron al clasismo. Nosotros lo que hicimos con esta Unión de Alcaldes fue mandar un mensaje no sólo a la ciudadanía, sino también a la Jefa de Gobierno y al Congreso de la CDMX que somos una sola ciudad, no tenemos divisiones; nosotros queremos vernos en unidad, porque compartimos muchas cosas.

“Compartimos falta de agua, inundaciones, inseguridad; compartimos el drenaje profundo, redes de transporte público, de líneas eléctricas; somos una sola ciudad que debemos caminar juntos; no podemos tratarnos de: ‘este lado es un color y este lado de otro’”.

Un tema que despierta especial interés en la generación de políticas públicas es el combate a la violencia de género. ¿Cuál será la aportación de Azcapotzalco en ese sentido? Vamos a trabajar muy fuerte. Voy a implementar talleres para la gente que trabaja en la alcaldía, para el trato que se le debe de dar a las personas, con una política pública de género también para la fiscalía y la policía. Vamos a explorar la posibilidad de tener un refugio para mujeres y tengo un proyecto —aún no está aterrizado— de hacer una especie de universidad de la familia o de los valores; a mí no me gustaría hacerlo algo así como la “Universidad de la mujer”, porque no sería sólo para mujeres y quienes nos violentan son los hombres, por eso tenemos que incluirlos.

¿Cuál es el sello que caracterizará a su administración en comparación con Morena? Yo quisiera que fuera de soluciones al problema del agua; ahorita es un caos. Tenemos calles cerradas porque los vecinos están enojados de que no tenemos agua; es un problema y, si no nos enfocamos, lo vamos a seguir teniendo. Hay que recordar lo siguiente: al asunto del agua se le dedica el 2.5 por ciento del presupuesto anual total de la CDMX; si se destina a uno de los mayores problemas de la ciudad el porcentaje más bajo de presupuesto, quiere decir que no estás enfocado.

¿Qué responde sobre las declaraciones sobre una campaña sucia en las elecciones del 6 de junio? Yo le diría a la Jefa de Gobierno que venga espontáneamente a platicar con la gente. Yo he hecho muchas campañas y siempre utilizas argumentos en contra de tu contrincante. En todas las campañas resaltan lo positivo y lo negativo, pero eso no es suficiente para influir en el ánimo de la gente. Quiero que se oiga claro: muchas veces no tenía que salir a decirle un discurso a los vecinos; desde que ellos salían me decían: “estamos muy abandonados, no tenemos agua, el ambulantaje está tremendo, el árbol se está cayendo”; yo no tenía que andar diciendo nada en contra de nadie, yo no tengo un discurso de esa naturaleza.

“Ojalá se dejen ya de ese discurso de que nosotros hicimos que perdieran. La gente cuando ve un buen gobierno, le puedes decir lo que se te dé la gana y ellos te responden: ‘no, así las cosas están funcionando mejor’”.

  • El dato: La panista ganó la elección del 6 de junio para alcalde, con un margen de casi 11 mil votos más sobre su más cercano contendiente.