Para liberar el Centro, van por retirar a 80% de los volanteros

Para liberar el Centro, van por retirar a 80% de los volanteros
Por:

Para garantizar un Centro Histórico sin volanteros, el Gobierno de la Ciudad de México arrancó acciones de contención en el corredor Francisco I. Madero. El objetivo es retirar a casi 80 por ciento de los 260 trabajadores del sector detectados en diciembre pasado, para que no haya más de 50 empleados regulares en toda la zona.

Tan sólo en dos operativos disminuyó su presencia, al pasar de más de 200 a 101 del inicio de año hasta el pasado 14 de enero, cuando comenzaron los operativos, con los que suman 50 personas remitidas al Juzgado Cívico por obstruir el libre tránsito de los peatones en la alcaldía Cuauhtémoc.

Te puede interesar: Alumnos intentan recuperar Prepa 9 y “defensora” lo impide

Con estas medidas, la administración local busca recuperar espacios públicos como la calle peatonal Madero considerado el corredor comercial más importante de América Latina. A través del programa Recuperación del Centro Histórico 2020-2024 se impulsa que en la calle que va del Eje Central hasta el Zócalo capitalino, no haya más de 50 personas que reparten volantes de negocios como ópticas, restaurantes, bares, terrazas y tatuajes, entre otros.

En entrevista con La Razón la titular de la Autoridad del Centro Histórico, Dunia Ludlow, recordó que antes de que Madero se convirtiera en una espacio peatonal, hecho que ocurrió en administraciones pasadas, predominaban las quejas por el desorden, debido a la cantidad de ruido por las múltiples bocinas afuera de negocios, el número de repartidores y los delitos registrados, que derivan en una baja inversión en la zona.

Por lo anterior, el gobierno capitalino contempla extender estas medidas a calles aledañas como Motolinia, 16 de Septiembre y Gante, mismas en las que ya se realizan recorridos para contabilizar a las personas que se dedican a esta labor y así implementar estrategias con apoyo de personal de las Secretarías del Medio Ambiente (Sedema) y de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Procuraduría Ambiental (PAOT) para reducir también la emisión de ruido y la incidencia delictiva, pues vecinos y empresarios coinciden en que los embudos de gente atraen la comisión de delitos, pues los carteristas aprovechan alguna aglomeración para cometer robos sin violencia.

“Después de quitar ese ruido, la molestia que permanecía por motivos de inseguridad fueron los volanteros, porque algunos incluso sirven de ‘halcones’”

Dunia Ludlow

Titular de la Autoridad del Centro Histórico

Señaló que comerciantes y habitantes aún están en descontento por los volanteros en Madero, que según cifras del Gobierno capitalino son entre 240 y 260 personas por día; coinciden en que se trata no sólo de un tema de orden público, sino de seguridad, pues algunos participan como vigilantes en hechos ilícitos.

“Después de quitar ese ruido, la molestia que permanecía por motivos de inseguridad fueron los volanteros, porque algunos incluso sirven de ‘halcones’”, informó la funcionaria, luego de dialogar con vecinos del Centro.

Por ello, Ludlow Deloya agregó que se implementaron medidas para ordenar a los repartidores de folletos de negocios de la zona, después de exhortar a quienes emplean a los volanteros a cumplir con la Ley de Justicia Cívica, impedir contrataciones de este tipo e incentivar la verificación de sus comercios.

“Las primeras acciones (implementadas) fueron varios recorridos junto a personal de las Secretarías del Medio Ambiente, de Seguridad  Ciudadana y de la Procuraduría Ambiental, para orientar a los dueños de los negocios”, precisó.

Aunque reconoció que ya bajó la presencia de estos repartidores, la funcionaria agregó que se mantienen los operativos para ubicar a reincidentes y no descartó la intervención de la Secretaría de Gobierno capitalino, debido a que se ha detectado que es un solo liderazgo el que decide dónde se ubican los repartidores de volantes.

Acerca de los operativos para liberar los espacios públicos se reportó que el pasado 10 de enero fueron remitidas 24 personas y dos ópticas fueron clausuradas por incumplimiento normativo; mientras que el pasado 14 enero fueron 26 los remitidos.

Estas restricciones también aplicarán para los masajistas y botargueros que se ubicaban en Madero, lo que ha generado inconformidades entre quienes realizan estas actividades.

El dato: Uno de los problemas que persiste en la zona es la presencia de bares que superan los límites de ruido, que debe ser entre 50 y 55 decibeles, por lo que alistan una nueva revisión

Al respecto, Ludlow Deloya puntualizó que los operativos se realizan bajo un proceso de diálogo y no “a rajatabla”, bajo el entendimiento de que se responde a una necesidad de emplearse.

Por eso, recordó, inicialmente se permite que sólo sean 50 personas en el corredor, aunque el objetivo es la liberación total del espacio.