Martes 7.07.2020 - 06:51

Universidades privadas ya no garantizan buena educacion, afirma estudio

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Pixabay

Estudiar en una universidad privada ya no es rentable, ni garantiza buenos estudios ni un buen posicionamiento en el mercado laboral, debido a la proliferación de instituciones de baja calidad o “patito”, advirtió el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

En la presentación del estudio “Compara carreras”, el organismo informó que el costo promedio de la universidad privada creció 19 por ciento, de 332 mil 641 pesos, en 2013, a 408 mil 945 pesos, lo cual está muy por arriba de la inflación.

El director general adjunto del Imco, Manuel Molano, dijo que a pesar de su alto costo, la gran proliferación de escuelas de baja calidad, la universidad privada ya no es garantía de rentabilidad en la inversión educativa.

Refirió en rueda de prensa que el estudio del organismo reveló que la tasa de retorno de la inversión de estudiar en una universidad privada pareciera ser significativamente menor que en la universidad pública.

“Quizá sería mucho mejor una expansión de la universidad pública, que al menos es modelo privado de educación, que la proliferación de universidades patito, este es un mensaje grande para la SEP y la construcción de presupuestos de educación pública”, argumentó.

Pese a los altos subsidios involucrados en las universidades públicas, éstas tienen una rentabilidad más grande, “no necesariamente la universidad privada es mejor que la pública, de hecho la universidad privada de baja calidad es una opción muy inferior a la universidad pública”, argumentó.

El investigador del Imco, Balam Barceló, coincidió en que ya no es tan rentable estudiar en una universidad privada, pues “no nos podemos confiar que el costo alto de una carrera necesariamente nos va garantizar buenos estudios o un buen posicionamiento en el mercado laboral”.

Explicó que la baja rentabilidad en las universidades privada obedece a la proliferación de instituciones de baja calidad, ya que cada año se revocan mil 180 programas de licenciaturas, pero aparecen otros dos mil más, lo que hace pensar que hay una cantidad enorme de universidades “patito” en México.