Va ALDF por eutanasia: Iglesia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Daniela Wachauf

La Arquidiócesis de México alertó que después de que se aprobó la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo así como la adopción de menores entre estas parejas la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) decretará la eutanasia.

“Tampoco les importa ahora el respeto a la vida de los niños, por lo que no debe extrañarnos que pronto propongan el extermino de la vida de los enfermos y ancianos bajo la mal llamada eutanasia. Vamos dando pasos agigantados hacia la deshumanización”, consideró la Iglesia en la editorial del Semanario Desde la Fe.

Aseguró que la ALDF ha hecho gala de prepotencia en la mayoría en la mayoría de sus acciones, sin tomar en cuenta ni el debate legislativo ni mucho menos la opinión de los ciudadanos.

“Como botón de muestra baste recordar la forma en que legisló lo referente a las reformas sobre el aborto en la Ciudad, y es que, sin poner mayor interés en un foro de debate público, donde los perredistas brillaron por su ausencia y desdén, y utilizando finalmente la aplanadora partidista en las votaciones, aprobaron una ley que abre la puerta a la irresponsabilidad social sobre la vida humana”, aseveró la Arquidiócesis.

Subrayó que los legisladores perredistas ponen en entredicho los derechos humanos al aceptar que las uniones de personas del mismo sexo, como matrimonio, tengan la posibilidad de adopción de infantes, sin tomar en cuenta el respeto a los más pequeños.

“Las encuestas hechas con distintas metodologías y por distintos mecanismos han mostrado que la ciudadanía está sumamente dividida en opinión sobre el mal llamado matrimonio entre homosexuales. Pero todo esto no les importa a los legisladores de este partido y les tiene sin cuidado las opiniones en contra de la mayoría de los ciudadanos”, apuntó.

Destacó que aparte de la iglesia católica, distintas asociaciones religiosas pidieron mayor prudencia a los legisladores en las decisiones que toman, recibiendo como respuesta la intolerancia y la amenaza de “aplicarles”, convenencieramente, las leyes para acallar la voz de los religiosos.

“La iglesia ha expresado su disposición al diálogo, como lo ha manifestado la Conferencia del Episcopado mexicano, pero a partir de compromisos claros con el respeto y la verdad, como lo ha dicho el Arzobispo de México”, sentenció.