Aleppo, el triunfo de la violencia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • nizar_dana

en Ammán

Siria es un país destruido, sus ciudades, sus campos, el pueblo que sufre en su propia tierra y en los campamentos de refugiados, humillados ante las puertas de las embajadas y las organizaciones humanitarias rogando ayuda. El régimen habla de triunfo en Aleppo, ¿pero a que triunfo se refiere? ¿Al triunfo de la violencia y el derramamiento de sangre?

La tragedia que vive este país la secundo el régimen y sus milicias, que desde el primer día del conflicto aplicó la fuerza bruta contra todo el pueblo sin ninguna consideración, ni siquiera diferenciaban entre los cascos blancos, los que llevaban cámaras (para trasmitir las noticias) y los que llevaban fusiles. Luego, cuando el régimen de Bashar al Assad no fue capaz de controlar sus fronteras y defender su soberanía permitió la intervención de países regionales como Turquía, Irán, Arabia Saudita y potencias internacionales como Rusia, China, Estados Unidos y Europa, convirtiendo su país en un campo de ajuste de cuentas para el mundo.

La aparición de grupos terroristas como el Estado Islámico y la intervención de potencias regionales y extranjeras deformaron la razón del conflicto partiendo al pueblo sirio entre pro-Assad y pro-terroristas. Olvidándose que existe la oposición que reclamaba justicia social, dignidad y democracia.

Las imágenes que llegan de la ciudad de Aleppo muestran destrucción y angustia, la han convertido en un gran cementerio. Los grupos armados dicen que la ciudad cayó y el régimen dice que la liberó y está festejando su victoria… Pero, ¿la liberó de qué? ¿cómo? ¿qué celebran? ¿La muerte de miles de inocentes bombardeados por el régimen y sus aliados rusos o las matanzas cometidas por sus milicias?

El mundo ha condenado enérgicamente esta guerra, el Consejo de Seguridad de la ONU presentó proyecto de treguas…pero ni estas reuniones ni los movimientos de solidaridad con Aleppo pudieron salvar la ciudad ni sus habitantes porque mientras que la ONU no tenga un mecanismo para intervenir y controlar los vetos no va a ser eficaz. Y mientras que las ONG no tengan poder sobre sus gobiernos, poco se puede hacer.

Aleppo es una ciudad fantasma. Las pocas personas que sobrevivieron a la masacre, entre ellos algunos combatientes, han sido desalojadas, unos rumbo a Turquía y otros camino de Edleb (ciudad controlada aún por la oposición), van dejando la ciudad bajo la mirilla de los drones rusos y la arrogante mirada de los militares del régimen y sus milicias.

Y ésta no es la batalla final, es sólo la apertura de otro frente… Que Dios tenga piedad de las demás ciudades que quedan por “liberar”. Como decía hoy un comunicado de un ciudadano de Aleppo: “no queremos que nos envíen ayuda de ningún tipo, sólo nos queda pedir que recen por nuestras almas”.

nizardana.razon@gmail.com

Twitter:@NizarRazon