Andrés Cepeda: Bolero sin fin con Big Band

Resumen de noticias en los embates del Covid-19
Por:

El vocalista colombiano Andrés Cepeda (Bogotá, 1973), conocido por temas románticos modulados con sugerente estilo en que se hacen patentes alusiones de balada, pop latino, trova y bolero, ha decidido grabar un álbum de boleros latinoamericanos. Andres Cepeda. Big Band (Sony Music, 2018): producción con presencia de 12 temas de Cuba, Puerto Rico, México y Argentina. Respaldo de Big Bang (piano, bajo, batería, tumbadoras, bongoes, saxos, trompetas, trombones) conducida por Enrique Kike Purizaga. /Conjunciones de un género que nació en Cuba con “Tristeza” (1883), de Pepe Sánchez.

La voz tenor de Cepeda glosa con acierto el desafío de interpretar tramas bolerísticas que son fragmentos melódicos en la memoria de toda Hispanoamérica. /Comienza el viaje con “Hola soledad” (Palito Ortega), composición en las coordenadas de ‘bolero-moruno-tango’ que el cubano Rolando Laserie (1923 – 1998) impuso en los años 50 del siglo pasado. La sección brass entra con brío y la voz del colombiano arremete con atrevido fraseo, que la trompeta secunda en transitorio solo. / “En un beso la vida” (Carlos Di Sarli): los metales subrayan el motivo melódico y Cepeda irrumpe con fruición esos versos inscritos en la reminiscencia de muchos: “En un beso la vida / en tus brazos la muerte”. /“Inolvidable”, del cubano Julio Gutiérrez, brota en conformidades de bolero-cha: las percusiones las subrayan en diálogo con los metales y vigorosa recitación de Cepeda.

[caption id="attachment_799296" align="alignleft" width="300"] Andrés Cepeda. Big Band Artista: Andres Cepeda Género: Bolero Disquera: Sony Music, 2018[/caption]

“Negrura”, del mexicano Güicho Cisneros, aflora en armonización de bolero moruno y líneas de chachachá: Cepeda explota glosas montuneras con atinadas inflexiones. /Momento clave del disco: “Lo mismo que a usted”, del argentino Palito Ortega: introito que recrea la atmósfera de las victrolas para desembocar en un tumbao en que interviene Gilberto Santa Rosa con gozosas improvisaciones soneras. /“Imágenes”, del cubano Frank Domínguez, una de las axiomáticas piezas del filin cubano, ingresa en apuntes morunos: Cepeda lo entona con fragmentada oratoria al estilo de los cantantes del filin cubano, la sección brass lo secunda con oficiosa prosodia.

“La última noche”, del pianista habanero Bobby Collazo, emerge en mudanza de bolero-mambo; mientras que el clásico “Sabor a mí”, del oaxaqueño Álvaro Carrillo, se sostiene en la frondosa tesitura de Cepeda ondulada en la fonética de una Big Band sorprendente. /Otro tiempo sustancial: “Mentiras tuyas”, del habanero Mario Fernández, pianista de los conciertos de Ernesto Lecuona: desafío que Cepeda asume con profesionalismo: estamos en presencia del gran éxito del guapo del bolero, el Rey del Moruno, Rolando Laserie. /“Si me comprendiera”, de José Antonio Méndez, otra insignia del filin cubano, es declamado con destreza en respaldo de armonización en tiempo de bolero-cha: la trompeta se explaya en un solo melódico de distinguida intensidad. /Otro instante sobresaliente: “Cómo fue”, del pianista cubano Ernesto Duarte. El gran éxito de Benny Moré: mayor lance de Cepeda que asume con probidad en connivencia con los metales y los elegantes clústeres del piano. /Remate con el acreditado “Piel Canela”, de Boby Capó. Orquesta en cadenciosa ejecución y abundada pronunciación del colombiano.

http://www.youtube.com/watch?v=s56_rOv-d7Y