Cambios a IEPS en gasolina arma de doble filo y más inflación

Más deuda pública otro síntoma del Covid-19
Por:

¡Peligro Will Robinson!… Uno de los gravámenes que ahora mismo se encuentra bajo la mira es el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Apenas ayer, la próxima secretaria de Energía para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Rocío Nahle, resaltó que el equipo de transición ya analiza la posibilidad de eliminar dicho tributo para gas y gasolinas.

Lo anterior podría derivar en un enorme boquete en las finanzas públicas del país, pues actualmente el IEPS representa el 15.1% de la recaudación nacional.

Sólo el año pasado, la entrada de recursos a las arcas públicas por ese concepto en combustibles superó los 216 mil millones de pesos.

Además, para el próximo año se vislumbra el vencimiento del estímulo fiscal sobre el IEPS, que del 2017 a la fecha restó al fisco unos 133 mil 080 millones de pesos, es decir, que en total la cancelación de ese impuesto representará para el nuevo gobierno la pérdida de 300 mil millones de pesos…

Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre… Si bien la eliminación del IEPS sería un craso error en materia de finanzas públicas, la realidad es que la desaparición del estímulo fiscal tampoco sería lo óptimo.

Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base, apunta que hasta ahora los precios de la gasolina han sido uno de las principales determinantes para la elevada inflación, la cual al mes de septiembre se ubicó en 5.02%.

Resalta que sin el estímulo, el incremento de precios habría sido mucho mayor, pues a la fecha por cada litro producido de Magna las empresas no pagan 2.14 pesos de los 4.59 pesos equivalentes al IEPS.

En otras palabras, sin la subvención la gasolina de bajo octanaje sufriría un alza adicional de 2.14 pesos, la Premium podría hacerlo en 1.13 pesos y el diésel en 2.86 pesos por litro.

En general dicha política representaría un incremento en el precio de los combustibles, cercano al 10%...

Largo y sinuoso camino… Bajo ese contexto, la eliminación del estímulo al IEPS en gasolinas significaría un nuevo trampolín para la espiral inflación.

Además, al cuadro podrían sumarse otros riesgos como el aumento al salario mínimo, el cual se ha planteado podría ser de un 14%, y los altos precios internacionales del petróleo.

En ese sentido, a pesar de que se proyecta que para el próximo año el indicador de precios podría regresar a la meta del Banco de México y cerrar cerca del 3.8%, de consolidarse estos peligros la inflación, de nueva cuenta terminaría por arriba del 4.3%. Así que camino plagado de baches para el bolsillo…

Falla debut de banca Mifel en BMV

Del plato a la boca se cae la sopa… Dada la volatilidad que en los últimos días ha experimentado el mercado bursátil, ayer Banca Mifel a cargo de Daniel Becker debió posponer su debut en la BMV que dirige José Oriol Bosch.

El banco había insistido este año para hacerse público y conforme a su propia información el monto objetivo era de 8 mil 454 millones de pesos.  En un sería 60% será primaria para fortalecer su crecimiento y 40% secundaria, lo que permitiría la dilución de algunos socios. Así que ahí pa’la otra…