Crucificando a los viajeros

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Columna invitada

Por Gerardo García

Este es un asunto que se discute de tanto en tanto por mala fe, en otras más por necedad; aunque sea una realidad que tiene que ver con compromisos y responsabilidades. Con obligaciones, pues.

Miguel Fluxa es uno de los hombres más influyentes en la industria turística. Capitán del Grupo Iberostar, es uno de los personajes que deben considerarse fundamentales en el sector. Poder que le significa manejar uno de los grupos más influyentes; decisiones que valen millones de dólares. Fluxa negocia directamente muchos de sus tratos, sigue, como tantos otros empresarios apunte ahí a Carmen Riu o Pedro Pueyo de Oasis, por citar a dos con grandes intereses en el Caribe Mexicano— todas sus negociaciones de manera personal. Sentado hace un par de años en el pabellón de Cancún en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, planteaba a sus interlocutores la necesidad que tenía de tener frente a él una suerte de testigo de calidad para cerrar sus tratos que ahí se negociaban.

—Estará el gobernador aquí, ¿verdad?— le decía a quienes lo escuchaban.

Y el gobernador Roberto Borge estaba en esa mesa unos minutos después participando de una negociación que, al final, le reditúa a los destinos llegada de viajeros y derrama turística.

¿Es necesario que el gobernador de Quintana Roo o de algún otro estado con vocación turística acuda a las ferias más importantes del sector?

Definitivamente sí. Hay muchas críticas al respecto. Hay tantas historias de turismo político —y anécdotas de gobernadores, alcaldes o diputados que sólo viajan para divertirse a costa del erario público— que la sospecha puede parecer fundada; sin embargo, no tendría que considerarse todos los periplos de la misma manera. La semana pasada, a la Feria Internacional de Turismo en Madrid, dos gobernadores acudieron a uno de los encuentros más importantes del sector a nivel mundial. Ambos, Roberto Borge y Gabino Cue, se reunieron cada uno con personajes que significan viajeros y derrama turística. Cada uno en la tarea propia en un mercado que requiere de presencia política que le genera a los inversionistas seguridad.

 Una de expectativas. Sus pronósticos son los más atinados. Sus proyecciones, sustentadas en un riguroso análisis estadístico y profesional, son las más consultadas en el sector turístico. Aunque la llegada de turistas internacionales a México crecerá 2.6% este año, por debajo de la media del mundo, que rondará 3.5%, según el probado modelo econométrico de la Escuela de Turismo de la Universidad Anáhuac, el ingreso de divisas aumentará 5.8 por ciento. Para este 2014, la llegada de turistas de internación aumentará 3.1%; la de residentes a cuartos de hotel crecerá 3.5% y la de turistas al exterior por la vía aérea, en 7.5 por ciento. Datos para considerar.

jgg0868@gmail.com

Twitter: @gergarcia68