De circulos viciosos

De círculos viciosos
Por:

Alguna vez dijo Sánchez-Ferlosio que uno empieza a sospechar de la prensa y de las noticias cuando cae en la cuenta de que todos los días ocurren exactamente sesenta y cuatro páginas de cosas. Si se piensa un poco, no es un mal comienzo para tratar de entender la prensa.

La elección de las noticias “de relleno” puede ser muy reveladora: la ternera que nació con dos cabezas, el consumo de sopa instantánea o una carrera nudista. En esas noticias de relleno se ven a veces las costuras del periódico, se ve el oficio cuando lo hay, y casi siempre se nota la marca de la casa; porque es aquello que no había ninguna necesidad de incluir, que se pone porque había espacio, y se decide por tanto con entera libertad.

Un titular de El Universal de hace unos días: “Ven ‘círculo vicioso’ en guerra a cárteles”. Llama la atención porque es una denuncia fuerte. El hecho de que se omita a los sujetos de la acusación la hace todavía más intrigante: hay que leer la nota, porque parece tener alguna importancia. El subtítulo desconcierta un poco: “Empleo, mejor arma antinarco, dicen alumnos de excelencia”. El contenido es bochornoso.

No es una denuncia ni un análisis de nada, sino una frase dicha de pasada por una muchacha de quince años, transcrita por un reportero con muy mala sombra. Al parecer, tres estudiantes de secundaria, los que obtuvieron las mejores calificaciones en el examen de ingreso al bachillerato, fueron invitados a visitar las instalaciones del periódico. Allí les preguntaron por sus aficiones, les preguntaron lo que piensan estudiar después, y les preguntaron por la guerra contra el narcotráfico. Para armar la nota, el reportero consiguió tres frases. La primera: “existe mucha violencia por el narcotráfico y el gobierno de Felipe Calderón usa más violencia para acabar con eso, lo que está generando un círculo vicioso del que no sabemos cuándo vamos a salir”. La segunda, de otro de los muchachos: “Se pretende combatir la barbarie con más barbarie”. Y la tercera: “El asunto del narco debe combatirse con empleo y educación”.

Las respuestas a lo mejor tienen algún interés para los responsables de comunicación del gobierno federal o para los maestros de civismo. Algo dicen de la cultura política dominante, algo más bien borroso, indiscernible. Para cualquier lector del periódico lo que importa es el modo en que se fabrican las notas de relleno. ¿Qué sentido tiene poner a tres niños a hablar de eso y transcribir sus respuestas? ¿De verdad los necesita El Universal para redactar un titular así? ¿No podría haberlo dicho honradamente en el editorial? Ya sé, nadie se fija y por eso no importa. Hablando de círculos viciosos…

asc