Del verbo cruzazulear

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • rodolfoh-columnista

Muy capitalino ha sido siempre el equipo cementero, a ése que ya se le hizo costumbre de años no ganar un título (afortunadamente soy Puma de corazón). Pero injusto sería decir lo mismo de los otros azules, los del PAN, porque por lo menos ellos sí le han plantado cara a la izquierda y han salido victoriosos en ciertos bastiones de la ciudad.

La primera vez que encararon la competencia electoral en el viejo D.F., los panistas dieron una gran sorpresa, ganando entre otras la delegación Álvaro Obregón. Y de ahí continuaron manteniendo preferencias primordialmente en Benito Juárez y Miguel Hidalgo. En estas últimas, en general y salvo algunas excepciones, se han desempeñado bien.

¿Quién pinta para ser su candidato al gobierno de la ciudad? Difícil pregunta de responderse al interior de ese instituto. Salvo por Santiago Creel, que estuvo a punto de ganarle a la maquinaria perredista, en Acción Nacional se han equivocado siempre en la selección de su abanderado: Desde la gris presencia de Demetrio Sodi, hasta la desastrosa e incomprensible candidatura de Isabel Miranda de Wallace.

Algo les pasa que no logran hacer crecer algún liderazgo interesante y cuando el tiempo los apremia, se hacen bolas y literalmente la cruzazulean. Dado que en otros partidos, como en el PRI, se han registrado protestas menores cuando optan por elegir a externos o a trásfugas para

representarlos, pensé que en el azul derivaría en una rebelión la candidatura de la señora Wallace. Pero no fue así, por lo que concluyo que también tienen bien controlada a su base.

Espero que las rotaciones de Osorio no sean emuladas en el blanquiazul; por aquello de que al Niño Maravilla se le ocurra buscar gobernar la ciudad si no le sale lo de su candidatura presidencial (aunque sea de Querétaro y su familia viva en Atlanta).

Xóchitl Gálvez parecía una buena opción, porque lo ha hecho bien en su delegación, pero se ha desdibujado y no se conoce ni media idea de su parte. Y si ese instituto se inclina por impulsar a alguno de sus legisladores, ya sea Mariana Gómez del Campo o al exdelegado en Benito Juárez (ése que es gran amigo de las minorías), me parece que estarían perdidos.

Me temo que para maximizar las posibilidades de triunfo en delegaciones, distritos e incluso la jefatura, su mejor apuesta será aliarse con el PRD (aunque algunas encuestas digan otra cosa). Que juntos integren un frente con el objetivo político de impedir que Morena, o más bien su dueño, se haga del poder (aunque esto le escandalice a Juan Ramón).

Y que el objetivo social sea llevar a buen puerto un plan de gobierno que reoriente la política social, la inversión, la infraestructura, la educación, el transporte, la movilidad y todo lo que no funciona. Si los panistas logran enfocarse, bien podrían formar un gobierno de coalición que le cambie el rostro a la ciudad.

¿Y entonces quién sería el candidato? Parece bastante obvio que lo que queda del PRD pediría mano a cambio de la mitad del poder local.

Twitter: @RudyCoen