Lunes 3.08.2020 - 21:47

Donde esta la camara de Brad Will

Incrementan 40 % atenciones por quemaduras en fiestas decembrinas
Por:

La cámara de Brad Will no aparece. Las autoridades no tuvieron acceso a ella pero sí al video que narra los últimos minutos de su vida.

¿Qué pasó? Es probable que algún miembro de la APPO la tenga y la guarde celosamente.

El video que conocemos fue subido a la red por gente de esa organización, o de su entorno, y son quienes lo vieron completo, ya que el que circula puede estar editado.

Puede ser que el rostro del homicida haya sido captado en algún momento y los que se llevaron la cámara lo saben.

Will tenía permiso de la APPO para grabar algunas cosas, no todas. Su salvoconducto era amplio pero no tanto como para comprometer a la organización que tuvo sitiada a la ciudad de Oaxaca durante varios meses.

Will vivía en la casa de Francisco Navarro, y ahí pudo observar cómo se fabricaban “dispositivos explosivos caseros”, según relató Miriam Montano Torres.

Varios periodistas, que estuvieron en el lugar de los hechos, señalaron que les exigieron dejar de filmar y grabar justo cuando miembros de la APPO dispararon, lanzaron bombas molotov y algunas piedras.

Más allá de las controversias periciales que el caso ha generado, lo cierto es que aquella jornada en Santa Lucía fue de las más violentas y no sólo por la actuación de la policía municipal.

Por ello sería importante encontrar la cámara y en todo caso conocer el video completo, si el que circula no lo es, porque se pueden obtener evidencias importantes.

Será difícil, porque en la APPO no existe ni la menor intención de que el caso pueda ser aclarado.

Algunos testigos se han negado a rendir testimonio con argumentos muchas veces ridículos.

Muchas veces trabajan más para una causa que para el esclarecimiento de lo que ocurrió aquel día.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos está estudiando el peritaje realizado por el patólogo forense James Stephen y los sargentos jubilados de la Real Policía de Canadá Phil Ziegler, perito en balística y Gary Buerk, quien fue comandante del equipo de homicidios de esa corporación.

Los canadienses, como se sabe, señalaron que Will murió por dos disparos a corta distancia, lo que coincide con las averiguaciones de la procuraduría oaxaqueña y la PGR.

Para la CNDH es importante tener claro los alcances de un documento que contradice sus indagatorias. Será interesante comparar los argumentos.

Lo único cierto es que aquel octubre a Brad Will, como quiera que sea, se le acabó el salvoconducto, el que daban quienes apostaban por la violencia en Oaxaca aquel 2006.

juljard@yahoo.com.mx

asc