El arranque de campaña de Mancera

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Para no pocos el Jefe de Gobierno inició campaña desde hace mucho. Dirían algunos que desde que asumió el cargo. La realidad es que su estrategia de recorridos por el país recién comenzó y con ella arranca formalmente proselitismo.

Miguel Ángel Mancera ya tiene una agenda de campaña que conjuga con la que mantiene como gobernante capitalino. En diciembre del año pasado publicamos en este espacio cómo sería el inicio de sus recorridos y en qué temas estarían anclados, englobados en el concepto de Capital Social que busca imprimir como sello a su administración: el aumento al salario mínimo y el programa Médico en Tu Casa son las columnas vertebrales. Con ellos ha comenzado visitas a estados y firmas de convenios. A las visitas se suma el acercamiento, cada vez más intenso, con el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco, y el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro.

A la par de los vínculos que comienza a tejer en otras entidades, afianza su control en el PRD, en el que fue factor determinante para la llegada de Alejandra Barrales a la dirigencia, y ha hecho los últimos ajustes en su gabinete, empoderando como su hombre de mayor confianza —y una especie de jefe de gabinete— a su secretario particular, Luis Serna. Mancera comenzará el tercer tramo de su administración en el marco de la instalación de la Asamblea Constituyente —el próximo 15 de septiembre—, y de su Informe de Gobierno —el 17 del próximo mes—.

Esas son las rutas del inicio de su campaña formal, que en corto se proyecta y calcula, aunque en público se niegue.

Será justo en este último tercio, que de facto ya comenzó, en el cual se construyan el cierre de la actual administración y la narrativa para el escalón que siga. Esa tercera etapa en la carrera de un político es la más importante. Pocos recuerdan los estira y afloje entre AMLO y la ALDF —y los manotazos del tabasqueño para imponerse— en los primeros años de su gobierno, pero nadie olvida el desafuero, al final. Unos cuantos tienen en la memoria la crisis de inseguridad —visibilizada por secuestros como el de Fernando Martí o Yolanda Vargas— en la primera época de la administración de Marcelo Ebrard, pero todos recuerdan su legado de libertades y vanguardia en la capital, con el que cerró.

Lo que viene para Miguel Ángel Mancera no será diferente. Durante las primeras dos etapas de su gobierno ha sorteado no pocas crisis. Del Hoy No Circula a la muerte del gorila Bantú, pasando por el freno al Corredor Cultural Chapultepec y el crecimiento de la oposición, encarnada en Morena. Pero a partir de ya, entra en la tercera etapa del gobierno. Y en su cálculo debe ser inevitable pensar en su salida, en el legado que quiere dejar y, por supuesto, en lo que necesita para lograr lo que ha dicho hasta el cansancio: quiere alcanzar la candidatura presidencial.

  Off the record... Menos de un mes para la instalación de la Asamblea Constituyente y en el PRD el líder de Los Chuchos, Jesús Ortega, está apuntadísimo para ser coordinador de los diputados del sol azteca. No enfrentará pocas resistencias, aunque apuesta al pacto que habría sellado con la mancerista Vanguardia Progresista, que permitió el arribo de Alejandra Barrales a la dirigencia perredista. ¿Se le hará?

m.lopez.sanmartin@gmail.com

Twitter: @MLopezSanMartin