Lunes 3.08.2020 - 16:02

El boicot electoral

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Bibiana Belsasso

De nada sirve que el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, haya cedido ante el Movimiento Popular Guerrerense, que agrupa a los maestros disidentes integrados en la CETEG, a todas las peticiones que éste le hizo.

Le concedió, por ejemplo, que el gobierno estatal gestione plazas para todos los maestros; sin embargo, la más grave de todas es que la administración estatal accede a presentar una ley de amnistía ante el Congreso a favor de luchadores sociales que, en muchos casos, son plagiarios disfrazados, como el caso de Nestora Salgado, acusada de secuestro agravado.

Otro de los beneficios que le otorga es el de gestionar “mecanismos” que permitan el traslado de presos por quienes abogan de penales federales a centros de readaptación social de Guerrero.

En Oaxaca los maestros de la Coordinadora ya también buscan los mismos privilegios y demandan que sus “presos políticos”, en realidad secuestradores de los niños Álvarez Benfield, sean liberados.

Pero lo cierto es que con o sin estos beneficios los profesores de la CNTE, en su Asamblea Nacional Representativa (ANR), han confirmado que efectuarán un boicot electoral.

Ya pactaron que ningún maestro votará en los estados en los cuales tiene presencia el magisterio disidente, y que evitarán la instalación de casillas. Además anunciaron un paro a partir del 1 de junio si no se suspende la evaluación de profesores.

En concreto, no permitirán elecciones en Michoacán, Guerrero ni Oaxaca y amenazan con cometer actos violentos en contra de la población que acuda a las urnas.

La última oportunidad para que se realicen las elecciones, afirman, la darán este 20 de mayo, fecha en que se instalará una mesa de negociación con la Secretaría de Gobernación en la cual los maestros exigirán nuevamente que los exámenes de evaluación de calidad no tengan consecuencias para su continuidad en las aulas.

La realidad es que ésta es la coartada perfecta para seguir presionando, porque su planteamiento se basa en una mentira: la evaluación planteada dentro de la reforma educativa no tiene como propósito correr maestros, sino brindar a quienes lo necesiten una tutoría especial para mejorar su rendimiento.

Sin embargo, el magisterio disidente se empeña en mantener su agenda de presión: en Michoacán, por ejemplo, donde se elegirá a un nuevo gobernador, la CNTE analiza la “mejor ruta” para no llevar a cabo el proceso electoral: quiere boicotear la instalación de casillas para impedir la emisión de sufragios.

Y en Oaxaca los mismos integrantes de la CNTE han anunciado que no permitirán la instalación de los módulos de emisión de votos en las escuelas hasta que se cumplan, dicen, las demandas del Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca.

Es lamentable que este grupo que representa únicamente el 10 por ciento de los maestros del país siga presionando con tanta violencia.

Aunque resulta aún más insólito que las autoridades sucumban ante las presiones de personajes que sólo buscan amedrentar y desestablizar el país.

No se puede permitir que este pequeño grupo intente boicotear una democracia que ha costado, a cada uno de los ciudadanos, mucho esfuerzo y también dinero. Y todo para seguir haciéndose de prebendas, que son las que logran cada vez que ejercen presión.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso