Jueves 13.08.2020 - 20:31

El candidato del PRD

El candidato del PRD
Por:

Algunos analistas, agudos y generalmente certeros a la hora de lanzar los dardos, señalan que la única forma que tendría López Obrador de llegar a la Presidencia en el 2012 es que haya “una descomunal catástrofe nacional”.

Es cierto. El punto es que esa descomunal catástrofe ya está.

Hoy existen seis millones más de pobres que en 2006. Gente que no puede adquirir la canasta básica para lo más elemental de su alimentación.

Como decía ayer la excelente nota de Nayeli Gómez en La Razón: el señor Ramírez, de 61 años, perdió su empleo, así es que “el viudo dejó de usar micros y ahora camina: no es tiempo de lujos”.

En México los señores Ramírez se multiplican por millones a causa de la crisis económica.

Las clases medias han perdido poder de compra y su nivel de vida ha descendido notablemente.

Por circunstancias externas e internas, ha sido imposible generar empleos en la medida que el país lo necesita. Al contrario, se han cerrado fuentes de trabajo en un porcentaje similar al de la crisis de 1995.

La economía no crece como se esperaba. Al revés, la caída es más dura que la ocurrida tras el famoso “error de diciembre”.

En materia económica, qué duda cabe, estamos ante una catástrofe nacional.

Eso era lo que necesitaba López Obrador para reposicionarse. Bueno, eso y un ganchito.

Todo depende -se apunta con realismo-, de lo que pueda presentar AMLO como modelo a seguir para salir de la crisis.

Lo que va a presentar es una buena combinación de populismo y rencor contra sus adversarios políticos, a los que culpa de todos los males del país, y tratará de compartir ese malestar con una buena parte de la población.

Para eso ha recorrido más de dos mil municipios. Eso tiene un valor político y electoral que sólo la “ceguera de taller” que padecen nuestros políticos les impide ver.

Y si de aquí al 2012 hay un tropezón del PRI o una caída fuerte de la aceptación popular hacia el presidente Calderón, la Presidencia será de López Obrador.

Se pregunta Ricardo Alemán: ¿pelearán Marcelo Ebrard y AMLO por la candidatura presidencial del PRD? “La respuesta es sí”, dice.

Lamento discrepar de uno de los mejores columnistas de México, pero no veo (¿ceguera de taller, también?) que Marcelo Ebrard tenga la fortaleza ni el carácter para disputarle nada a López Obrador.

Sería muy positivo que lo hiciera. Y si gana la Presidencia Ebrard no desgarraría al país.

Pero si Marcelo se fuera a enfrentar políticamente a AMLO, ya lo habría hecho.

Va a preferir ser “el segundo” de López Obrador en la eventualidad de que éste gane la Presidencia.

El candidato ya está. Es AMLO.

phl@3.80.3.65

asc