El indignante asesinato en la Narvarte

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

El asesinato de cinco personas en un departamento de la colonia Narvarte de la Ciudad de México indigna y de qué manera. No hay palabras que alcancen, para exigir justicia a las autoridades.

La cruel muerte de cuatro mujeres —tres de ellas violadas— y un hombre, el fotoperiodista Rubén Espinosa —que había llegado huyendo de las amenazas en su contra en Veracruz—, todas con el tiro de gracia, no acepta justificaciones ni largas.

Ayer mi compañero de La Razón Carlos Jiménez, publicó información que ayuda a entender qué pudo suceder en el departamento de la Narvarte: cuántos habrían sido los atacantes, la manera en la que huyeron y nos aproxima a un posible modus operandi y móvil del crimen.

“Las cámaras del GDF captaron el momento justo en que los sujetos salieron la tarde del viernes del departamento, en la calle Luz Saviñón para comenzar su escape (…) Eran las 3:02 de la tarde cuando los sujetos fueron captados por la cámara que se encuentra colocada en el cruce que forman las calles Luz Saviñón y Zempoala. En la toma se aprecia a los dos hombres saliendo del edificio.

“El hombre que lleva una mochila pequeña se dirige a la puerta del piloto y la abre con las llaves. Mientras él lo hacía, el otro sujeto intenta cruzar la calle, pero se detiene, regresa y sube la maleta al automóvil. El tercer acompañante camina sobre la acera y se pierde a la distancia. Las autoridades creen que cerca de ahí subió a otro auto que probablemente tenía estacionado”, apunta el reportero de La Razón.

“En menos de un minuto, los dos hombres subieron al Mustang modelo 2006 y se fueron de la zona (...) De acuerdo con los reportes del expediente FBJ/BJ-1/T2/4379/15-07, los investigadores cuentan con indicios para presumir que en las maletas llevaban algunas joyas y pertenencias que sacaron de la habitación de Nicole  (ciudadana colombiana) y de la maquillista Yesenia Quiroz, que fue hallada en completo desorden. Así lo relató a las autoridades la joven Esbeidy, quien vivía con ellas y quien las encontró sin vida.

“Gracias al seguimiento que se hizo con las cámaras del Gobierno capitalino, los agentes supieron que los homicidas huyeron hacia el sur de la ciudad por Calzada de Tlalpan”, refiere Jiménez.

Y continúa: “La PGJDF cuenta con un testigo que convivió durante algunas horas con los hombres que presuntamente asesinaron a cuatro mujeres y al fotoperiodista Rubén Espinosa. Se trata de Arturo “N”, un joven que estuvo en el departamento de la calle Luz Saviñón, desde la noche del jueves hasta unas horas antes de que fuera perpetrado el homicidio, según quedó asentado en el expediente FBJ/BJ-1/T2/4379/15-07”.

“Según contó Arturo, durante la noche del jueves y la madrugada del viernes estuvieron juntos bebiendo algunas cervezas. Sin embargo, el viernes, alrededor de las 9:00 de la mañana decidió que ya era hora de irse. En sus declaraciones, Arturo  aseguró que le dijo a Rubén  que ya se fueran, pero éste prefirió quedarse.

“Horas más tarde le llamó por teléfono y le envió un mensaje de WhatsApp, pero el fotógrafo ya no respondió”, hasta ahí parte de la nota publicada por Carlos Jiménez.

La justicia, para serlo, tiene que ser pronta o expedita. El multihomicidio requiere una investigación puntual, que no deje dudas y que no genere vacíos que puedan llenarse con especulaciones.

De un lado, las autoridades, tendrán que esclarecer los hechos, detener y procesar con todo el peso de la ley a los responsables. Del otro, la ciudadanía —y con ella las organizaciones defensoras de derechos humanos y de la libertad de expresión, tan necesarias en este México violento— no pueden dejar de exigir la verdad, pero también deberemos —como ciudadanos y periodistas indignados— reconocer qué fue lo que ocurrió, cuando no haya duda de los hechos.

Las autoridades capitalinas están frente a una prueba de fuego. Sólo una investigación transparente, rápida y sólida, es aceptable.

  Off the record El PRI-DF está en pleno estira y afloje por la coordinación en la próxima legislatura de la ALDF. El exlíder priista en la capital Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y el exdelegado en Cuajimalpa Adrián Rubalcava parecen haber fumado la pipa de la paz, con tal de cerrarle el paso al la carta fuerte del dirigente nacional del PRI César Camacho, José Encarnación Alfaro. A todo esto, ¿nadie le piensa preguntar su opinión a Mauricio López, presidente del PRI en la ciudad? Al menos por cortesía.

 En boca cerrada… “El formato que lo decida la ALDF”

Ante la propuesta de Morena de citar a Miguel Ángel Mancera para que escuche el posicionamiento de los partidos el día de su informe, el Jefe de Gobierno dijo que hará lo que la ley marque y la mayoría decida.

Twitter: @MLopezSanMartin