¿El PRI tendrá que tragar sapos?

Guns' N Roses abre segunda fecha
Por:
  • larazon

Como las alianzas entre el PRD y el PAN son un asunto consumado, conviene voltear la vista hacia los priistas. ¿Qué van a hacer? ¿Aprobarán la reforma política y económica? ¿Cancelarán la vía del acuerdo?

El PRI está en una disyuntiva importante. El retorno al poder federal es una hipótesis más que justificada y eso los pone en el dilema de sacar adelante los cambios que requiere el país a sabiendas de que esto también beneficia a quien ya no es su aliado, el presidente Felipe Calderón.

En momentos así es en los que se mide a los políticos y en los que se avanza o retrocede.

Supongo que el priismo, como ya lo han ido dejando en claro algunos de sus dirigentes, terminará por empujar una serie de reformas en las que estarán, sin duda, algunas de las propuestas presidenciales.

No será lo que se esperaba, pero tampoco creo que todo esté cancelado.

La disputa por el poder tiene sus bemoles y no todos tienen que ver con revanchas electorales.

El PRI está trabajando, sobre todo en el Senado, en un proyecto de transformación del régimen político. No es casual que los senadores tengan ya el documento elaborado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Ese trabajo es sólo una guía, muy bien hecha, para tratar de orientar una discusión lógica que permita un cambio que no resulte contraproducente.

Por eso no creo que esté cancelado el esfuerzo para dotar de mejores herramientas a la clase política mexicana y a la sociedad.

La renuncia del secretario de Gobernación al PAN puede servir, si dura en el cargo, para empujar un buen acuerdo en el tema político. Gómez Mont, a fin de cuentas, ya no tiene que preocuparse de mantener el equilibrio en su relación con el que fue su partido y más bien debe ocuparse de trabajar con la franja de coincidencias que sí existen entre los partidos más importantes, incluido el PRD.

Lo novedoso es que Gómez Mont tendrá que resistir al fuego amigo que ya sale desde el panismo y el gabinete federal.

Ahí sí hay un agravio y nadie sabe si podrá ser procesado de manera adecuada.

La reunión del consejo nacional del PAN, realizada el sábado, da una idea de cómo andan las cosas. La unanimidad con la que fueron aplaudidas las alianzas suena más a línea que a convicción y eso tendrá consecuencias tarde o temprano.

Como en todo, el momento ofrece oportunidades y riesgos y dependerá de los políticos y en buena medida en el PRI, el dar por cancelada la posibilidad de un cambio en lo que resta del gobierno del presidente Calderón, o tragar un par de sapos y demostrar que hay cosas más importantes que las incoherencias electorales de unos y de otros.

juljard@yahoo.com.mx

fdm