Ensayo positivo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • danielalonso-columnista

Así es como me atrevo a catalogar a la recién finalizada Copa Confederaciones; seguramente pensarán que peco de optimista, pero dentro de mis argumentos está el hecho de que el equipo mexicano evidenció sus carencias, sobre todo en el aparato defensivo y en la salida. Sirvió también para que Osorio se tropezara con la misma piedra: su necedad. Ahora tendrá tiempo para recapacitar y ajustar.

Porque la eliminación ante Alemania y la derrota ante Portugal por el tercer puesto parece haber calado hondo en Juan Carlos Osorio. Es más, incluso parece haberle afectado más que el 7-0; la prensa nacional le ha pegado sin piedad. Se han minimizado sus estadísticas y de poco sirven el liderato en la eliminatoria mundialista ni el cuarto lugar en Confederaciones que en el papel inicial sonaba bien. Ahora se plantea la pregunta inevitable: ¿Juan Carlos Osorio debe continuar?

¿Y para los otros participantes? Dudo que Cristiano Ronaldo crea que fue un torneo “perfecto” para él y los suyos; la obtención de este título era sumar más votos para el Balón de Oro. Los portugueses atraviesan por un momento similar al de nuestro futbol; si bien lograron un título histórico con la Euro, su futbol durante toda la competición europea estuvo lejos de maravillar a la afición; eso sí, la diosa fortuna los acompañó hasta levantar el trofeo.

En Confederaciones parecía repetirse la historia ante Chile en la semifinal, hasta que Claudio Bravo dijo basta y los mandó a jugar el partido de la honra. Ahora deberán decidir si seguirán apostando a la suerte para llegar a Rusia 2018 o renovarán su dirección técnica, porque actualmente libran una batalla con Suiza, líder del grupo, por el pase directo.

Tampoco los chilenos que ya se saboreaban como los mejores del mundo podrán considerar que el certamen fue lo soñado; el nuevo subcampeón de la Confederaciones completó su tercera final de un torneo importante sin marcar gol; las dos ediciones de Copa América las ganó en penales tras empatar 0-0 con Argentina en ambos torneos. Se marchan a casa con buenas sensaciones, pero conscientes de que desaprovecharon la oportunidad de vencer a una Alemania sin varios titulares.

El buen trato de balón de la selección andina parece no embonar con sus delanteros, a los que se les seca la pólvora una vez que llegan a la final. La contundencia es el pendiente que se llevan Juan Antonio Pizzi y el cuadro de La Roja, que aún deberá sudar sangre en la eliminatoria más compleja del mundo, para amarrar el boleto en busca de disfrutar un nuevo verano en Europa el próximo año.

Tal vez los únicos que comparten mi perspectiva de considerar este torneo como un ensayo positivo son los alemanes; y créame, con asterisco en la segunda palabra porque para ellos todo se puede mejorar. Alemania junto con México acaricia la clasificación a la justa mundialista y para los germanos este torneo significó un impulso en la competencia interna para la elección de los 23 futbolistas que integrarán la lista final. Ojalá para la selección mexicana que disputará la Copa Oro, los teutones sean una inspiración.

dan.alonso@yahoo.com

Twitter: @dan_alonsov