Jueves 13.08.2020 - 21:31

Finanzas publicas: tremulo primer trimestre

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Arturo Vieyra

Continuó el incremento del déficit público en el primer trimestre; no obstante, varios factores hacen ver el incremento como temporal. Por ejemplo, todavía está pendiente buena parte del recorte de 125 mil millones de pesos (mmp) a las erogaciones públicas anunciado en febrero y también faltan por recibirse los ingresos por las coberturas petroleras. Ambos factores serán cruciales para cumplir el objetivo fiscal para este año de una reducción del déficit público de medio punto del PIB.

El déficit público se incrementó 60% respecto al mismo periodo del año anterior (déficit de 100 mmp versus 62 mmp) y estuvo 31.4 mmp por arriba de lo programado. El aumento se origina por un crecimiento vigoroso del gasto público, que más que compensó el significativo incremento de los ingresos públicos: 11.9% versus 9.3% en términos reales respectivamente. Destacan tres elementos respecto a los ingresos públicos:

(1) Un importante incremento de los ingresos extraordinarios. Recursos provenientes del remanente de operación del Banxico (31.4 mmp que serán ejercidos hasta el ejercicio fiscal 2016); de la concesión de la cadena de televisión; así como ingresos originados por los cambios fiscales realizados el año pasado (la eliminación de la consolidación fiscal y una mayor eficiencia en la recolección de impuestos). Posiblemente, estos factores contribuyeron con una tercera parte al incremento de los ingresos públicos.

(2) El importante aumento de la recaudación de ingresos tributarios no petroleros es un elemento alentador. El incremento de 33% real anual en el primer trimestre, se explica en dos quintas partes por el incremento del IEPS de gasolinas y diésel; es decir, la baja en los precios externos de la gasolina ha permitido, además de no incrementar los precios internos, un flujo significativo de ingresos (60.5mmp) que posiblemente continuarán en lo que resta del año. Además de que la recaudación del ISR sigue siendo favorable. Contrario a esta tendencia, la recaudación por IVA se redujo por el drástico descenso de marzo.

(3) La significativa reducción de 42.6% real anual de los ingresos petroleros. Aquí cabe notar que no está considerado el cobro que se realizará hacia finales del año de las coberturas petroleras, las cuales, van a resarcir la pérdida de ingresos petroleros del gobierno federal.

Durante los primeros tres meses del año, el gasto público presentó una aceleración hasta 11.9% real anual. El gasto se vio impulsado al alza entre otras razones, porque en enero se realizó el registro de las aportaciones a los fondos de estabilización provenientes del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo. Estos pagos equivalentes en años anteriores se realizaban en el transcurso del ejercicio y no al siguiente. Otro elemento que impulsó el gasto público fue el mayor costo financiero. Asimismo, en el primer trimestre el gasto en inversión física avanzó 8.1% real versus una caída de 2.0% real anual en servicios personales. Sin embargo, en conjunto el gasto corriente se incrementó 11.9% real anual. Cabe notar que todavía está pendiente buena parte del recorte a las erogaciones públicas anunciado en febrero.

avieyra@banamex.com

Twitter: @ArturoVieyraF