Jorge Castañeda

Jennifer Aniston se casará en ceremonia privada
Por:
  • ruben_cortes

Jorge Castañeda acertó ayer, en su polémica con Javier Lozano, citando a Keynes: “Cuando cambian los hechos, cambio de opinión. ¿Usted qué hace?”. Nada como una cita: te saca de cualquier pantano verbal.

¿Por qué citó Castañeda a Keynes? Porque Castañeda es hoy el estratega de Ricardo Anaya y ayer acusaba a Ricardo Anaya de llevar un tren de vida superior a sus ingresos. Lozano se lo recordó.

Dijo Castañeda sobre Anaya:

“Por otro lado, el fuego amigo o no tan amigo, pues, ha sido muy duro: las denuncias sobre sus viajes a Atlanta, que tiene a su familia viviendo allá. Que desde cualquier punto de vista tiene un tren de vida que no corresponde a su ingreso actual y, como se niega a entregar su declaración de impuestos, la 3de3, no sólo la carátula, volvemos al tema, sino la completita de impuestos, pues yo creo que ya poco a poco está entendiendo Anaya, como entendió Josefina Vázquez Mota antes, que ante más ataques posibles, mejor se baja y se va a bajar muy pronto”.

Y más:

“Entre Margarita y Anaya, pues, la verdad, programáticamente hablando no haces uno, eh. Desde otros puntos de vista sin duda, pero ahí ideas, lo que se llaman ideas, ahí no va a haber”.

Pero Castañeda podría estar citando a Keynes toda su vida: siempre salta de barco en barco. A principios de los 90 asesoraba al político de izquierda Cuauhtémoc Cárdenas y fue un furibundo detractor del TLC; hoy es un furibundo defensor del TLC.

Antes era un furibundo defensor de la dictadura cubana y, como hijo de su padre, canciller de López Portillo (1979-1982), viajaba a Cuba para practicar tiro con Ak-47, el arma larga de reglamento en el Ejército al mando entonces de Raúl Castro.

Reforma publicó una foto: Castañeda, barba de guerrillero, en posición de tiro estilo “cabestrillo rápido”. Era, hay que significarlo, un momento en el que Cuba tenía casi 100 mil soldados tratando de implantar el comunismo en África, y que impuso en Angola y Etiopía.

Después Castañeda rompió con Fidel Castro y fue canciller del presidente de derecha mexicano Vicente Fox, quien antes había sido director general del símbolo consumista por excelencia del capitalismo mundial, Coca-Cola. Siendo Castañeda canciller, México estuvo a un tris de romper relaciones con Cuba.

En 2005 entrevisté a Castañeda en un departamento en el que vivía él en Polanco. Las paredes estaban tapizadas de fotos con Carlos Salinas, Cárdenas, Fox… muchos personajes con los que ya estaba distanciado. Le pregunté por qué las mostraba y me dijo: “Uno no puede estar peleado con la vida”.

Sí, una cita te saca de cualquier pantano verbal.

El problema es que tienes una sola vida para ser congruente.