Juegos Olímpicos y las finales

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • javier_solorzano_zinser

Los tiempos de la concentración de la televisión abierta en dos grupos, además de la pública, 11 y 22, está en proceso de cambio definitivo. La televisión como la conocimos y la vivimos no la volveremos a ver.

Lo que ha sucedido es que la transformación llegó sin pedir permiso y a pesar de la oposición de los grupos dominantes, entre las nuevas tecnologías y las reformas legales se vieron obligados a asimilarse, no sin antes dar sus últimas patadas.

El cambio de esquema en la televisión está llevando a la participación de nuevos jugadores y sobre todo a nuevas formas de producción y relación con las audiencias. El multicitado caso de Netflix es la muestra de ello.

Desde hace ya varios años también ha surgido un jugador que se ha convertido en estratégico reproductor de señales. La televisión de paga tiene como objetivo bajar señales de canales de la tele abierta y ofrecer acceso a televisoras regionales, y también se ha convertido en el centro de difusión de canales que han sido creados para este tipo de sistema.

Esta historia es conocida por todos los que vemos televisión, o sea cerca del 90% de la población. Sabemos lo que pasa e intuimos lo que viene, porque de hecho ya lo vemos en nuestro entorno y no solamente en nuestras casas; para decirlo pomposamente, cambió el paradigma.

Los Juegos Olímpicos en Brasil representan para el país ese cambio de esquemas y de formas en que durante mucho tiempo las audiencias han visto este tipo de evento. La televisión privada abierta no tendrá acceso a la trasmisión de los juegos porque Claro Sports pujó con una oferta efectiva y atractiva para el COI la cual fue aceptada.

Esto le otorga los derechos de transmisión de los juegos, los cuales serán trasmitidos vía los diferentes sistemas de esta empresa filial, y también a través de la red de televisoras públicas, lo que incluye Canal 22; el caso de canal Once sigue en discusión.

Dicho de otra manera: ni Televisa ni TV Azteca podrán transmitir los juegos de no ser que llegaran a un acuerdo de última hora con Claro Sports, lo cual se ve complicado. Lo que está garantizado es que los juegos se podrán ver en red nacional en televisión abierta, además en celulares e Internet a la carta. Se podrán ver también a través de Dish, ESPN y Fox Sports.

La ventaja, a diferencia de otros Juegos Olímpicos, es que las opciones se abren y las audiencias podrán decidir en dónde los quieren ver y qué es lo que quieren ver.

Efectivamente estamos ante un cambio importante que sin duda corre atractivos riesgos, pero también se da en el marco de audiencias que han cambiado en su estructura de conocimiento y de manera generacional.

Todos estarán a prueba porque los modelos de transmisión deberán mostrar en el corto plazo sus bondades, su respeto por el público y por el deporte, que no se olvide es el actor central. Es el inicio de nuevos modelos, y de nuevos actores y la prueba de que la televisión y las nuevas tecnologías conducen inevitablemente a un ensanchamiento en lo empresarial que deberá llevar obligadamente a una democratización de los medios.

Las finales del futbol son parte de este nuevo paradigma. Uno de los dos partidos que definan al campeón se verá a través de Fox Sports. No es la primera vez que esto sucede, desde hace tiempo éstas están siendo las nuevas reglas.

Las cosas ya cambiaron. Algunas no han llegado del todo, pero es definitivo que ya no hay camino de regreso, es sólo cuestión de tiempo, tarde que temprano se tenía que empezar y esto ya empezó.

 RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

La sentencia es un paso, pero viene mal de origen porque nosotros aseguramos con base en un peritaje que el incendio fue provocado. La muerte de mi hija me cambió el rumbo de la vida: Julia Escalante, madre de Fátima, muerta en el incendio en la guardería ABC en Hermosillo, el 5 de junio de 2009.

solorzano52mx@yahoo.com.mx

Twitter: @JavierSolorzano