La dupla que cambio al narco

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Julián Andrade

El Operativo Jalisco tuvo su primer éxito antes de existir. El último día de febrero de este año las fuerzas federales detuvieron en Puerto Vallarta a Abigael González Valencia, El Cuini.

Un golpe seco a las finanzas del Cártel Jalisco Nueva Generación y un movimiento estratégico para lo que vendría después.

González Valencia se formó con Ignacio Nacho Coronel, líder histórico del Cártel de Sinaloa.

Después de la muerte de su mentor, la propia vida llevó a construir una eficiente maquinaria de lavado de dinero que aceitó las capacidades operativas del Cártel Jalisco y sirvió de cobertura a Nemesio Oseguera, El Mencho.

El Cuini y El Mencho se convirtieron en una dupla peligrosa. El dinero y las armas. Las alianzas internacionales y el control territorial en sus áreas de influencia.

A ellos se debe buena parte de lo que ocurre, y no ocurre, en los mercados ilegales del occidente mexicano. Si se observan los índices delictivos en Jalisco se verá que los delitos han disminuido, excepto en el tema de los homicidios dolosos.

En el fondo se adueñaron del lugar y no hay otras organizaciones que les disputen el control territorial.

Una de las variables que explican el poderío del grupo criminal es su diversificación.

En la actualidad tiene presencia en ocho estados del país, aunque de modo relevante en Jalisco y Colima.

Creció con el trasiego de drogas, pero se ha expandido al robo de hidrocarburos (como Los Zetas) y a la minería ilegal (como Los Caballeros Templarios).

Montó una amplia y sofisticada red de corrupción a nivel local que le brinda protección. Eso explica, en alguna medida, su enorme crecimiento.

Aprovechó bien la desarticulación de Los Templarios y los operativos constantes en contra de Los Zetas. Es en la actualidad el cártel criminal más poderoso.

El viernes inició el Operativo Jalisco; ayer en Guadalajara el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció que el responsable de la V Región, el general de división Miguel Gustavo González Cruz, estará al mando.

Será una estrategia distinta a la de Michoacán o Tamaulipas, porque los problemas son específicos, aunque los daños trasciendan al país entero.

Es nítida la necesidad de ir a dos velocidades en el tema financiero (del que también se están ocupando en Estados Unidos) y en el de operación criminal.

Vendrán, como ya se ha dicho, días difíciles, sobre todo porque el Cártel Jalisco ya marcó cómo serán las cosas y hasta dónde están dispuestos a llegar.

julian.andrade@3.80.3.65

Twitter: @jandradej