Lunes 3.08.2020 - 06:24

La leccion de Kerlikowske

Llama EPN a que PF redoble esfuerzos para mantener la paz nacional
Por:

La población que consume drogas es pequeña. En el reporte que la ONU difunde cada año se señala que los consumidores casuales de drogas (entre los 15 y 64 años de edad) son 200 millones de personas, el cinco por ciento de la población mundial.

De estos, los “consumidores problemáticos son 26 millones, un 0, 6 por ciento.

Estados Unidos utiliza tan sólo para el combate a las bandas delictivas un presupuesto de 40 mil millones de dólares.

Por eso, entre otras cosas, la tendencia en el mundo, para controlar las adicciones, es la de enfocarse a los consumidores que significan un riesgo, sobre todo para ellos mismos.

La visita del zar antidrogas de EU, Gil Kerlikowske, dejó algunas lecciones.

En primer lugar no estamos ante el clásico funcionario que viene a hablar de seguridad interna y de cómo van ganando la batalla contra los cárteles del narcotráfico. Es más, en una de sus primeras entrevistas, a los pocos días de llegar al cargo, dijo que hablar de “guerra contra las drogas” es un despropósito.

Por eso buena parte de la agenda se centró en visitas a los centros para el tratamiento de las adicciones.

Quienes en el mundo son partidarios de políticas de reducción del daño saben que una de las tareas más urgentes es la de atender sobre todo a ese pequeño porcentaje de la población mundial que vive el infierno de las drogas.

Hace unos días el representante especial del gobierno de EU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, anunció que las tropas destacamentadas en aquellos países y que tienen como misión el control y la destrucción de las plantaciones de amapola, dejarán de erradicar los plantíos para centrarse en el decomiso de las drogas, en particular el opio.

Los funcionarios de Barack Obama se dieron cuenta que la política de erradicación de cultivos estaba generando fuertes resistencias de campesinos pobres seducidos por los talibanes.

Se trata, en estos momentos, de combatir a los traficantes y ya no a los productores que se ven envueltos en la cadena por cuestiones económicas y de ignorancia.

México es el principal productor de mariguana en el mundo y además comparte con Afganistán, Myanmar y Colombia, la producción de amapola.

La falta de alternativas para campesinos en zonas de alta marginación complica, sin duda, la reducción de los cultivos y su eventual aseguramiento.

En el mundo está cambiando el enfoque de combate al tráfico de drogas. No nos engañemos, cualquier día Obama nos puede dar una sorpresa, para bien, y más vale que estemos preparados.

Igual sólo es una apreciación de principio de gobierno, pero sospecho que podemos esperar, cuando menos, nuevas ideas para uno de los grandes temas de la globalidad y el crimen.

juljard@yahoo.com.mx

asc