Leonel Godoy, otro aliado de AMLO

“En un país desigual las mujeres somos el blanco de la violencia”
Por:
  • bibiana_belsasso

Leonel Godoy, el exgobernador de Michoacán, ha hecho público su apoyo a Andrés Manuel López Obrador de cara al proceso electoral del 2018 en el que se elegirá al nuevo huésped de Los Pinos. Aunque ha dicho que no renunciará a su partido el PRD, ya que es militante y fundador.

“Eso es una decisión libre de los compañeros, yo no busco afiliarme a Morena, porque yo soy perredista y fundador de este partido, este partido nació para combatir al modelo neoliberal, son los principios del partido, por qué lo voy a abandonar”, declaró Godoy el fin de semana en el marco de la Asamblea Nacional que convocaron políticos de Morena en Michoacán.

Godoy incluso fue más allá y dijo que es válido que otros militantes comiencen a apostar por su mejor candidato: “Es ejercer nuestro derecho político de la libertad de expresión de manifestar que desde el PRD apoyamos a Andrés Manuel López Obrador, así como hay en el partido quienes apoyan a Miguel Ángel Mancera, y otros que apoyan a Moreno Valle o a otros panistas, nosotros hemos resuelto apoyar a López Obrador, deseamos la unión de las izquierdas, porque creemos que él es un férreo opositor, por eso para nosotros, definirnos políticamente es importante”.

Sabiendo que la gestión de Godoy al frente de Michoacán fue tan cuestionada, el propio López Obrador ha dicho que las acusaciones en contra del exgobernador se dieron porque el expresidente Felipe Calderón buscaba apoyar a su hermana, para que ganara la candidatura del PAN al gobierno de Michoacán.

Es mentira, lo que no quieren recordar es que la peor crisis de seguridad en ese estado se dio cuando Godoy estaba al frente. Fue justo el auge de lL Familia Michoacana y su escisión Los Caballeros Templarios. La época de poder de varios líderes del crimen organizado como Nazario Moreno, El Chayo; José de Jesús Méndez Vargas, El Chango; Dionisio Loya Plancarte, El Tío y el profesor normalista, Servando Gómez, La Tuta.

Fue el 26 de mayo del 2009 cuando elementos de la Policía Federal detuvieron a presidentes municipales, funcionarios estatales y a prácticamente todo el gabinete de seguridad del gobierno local. Algunos lograron darse a la fuga, entre ellos el medio hermano del entonces gobernador Leonel Godoy, Julio César. Todos estaban acusados de pertenecer o apoyar al cártel de La Familia Michoacana.

Los casos más evidentes eran algunos funcionarios de la Procuraduría Estatal, entre ellos Roberto Ponce, y sobre todo, la que sería la primera secretaria de seguridad pública de Leonel Godoy, Citlali Fernández González, de quien se decía que su esposo era el jefe de relaciones públicas de La Familia Michoacana.

El operativo lo realizaron las autoridades federales y se dio con total discreción. El entonces gobernador se dijo sorprendido. Por supuesto que no fue informado, la idea en ese entonces, era acabar con una red de protección política a uno de los cárteles más importantes del país, una red en la que estaban involucrados muchos funcionarios estatales.

Cuando comenzó la etapa final de esa investigación se detuvo a Rafael Cedeño Hernández, El Cede; responsable de buena parte de la operación política de ese cártel.

Tampoco era extraño que, entre los detenidos del operativo realizado, también estuvieran funcionarios de las áreas de obras públicas y fomento industrial. Cada vez más, los cárteles en diversos lugares del país, no sólo exigían colaboración en materia de seguridad, sino también en áreas de obra pública. Así sucedía con La Familia Michoacana.

Pero exactamente un año después, casi todos los detenidos quedaron en libertad. “No hubo pruebas suficientes”, dijo un juez. La averiguación previa estuvo mal integrada, sostuvo la PGR, que no apeló a esas liberaciones.

Se supone que, entre otras razones, ello fue parte de un acuerdo político al que llegaron el PAN y el PRD, para competir juntos en las elecciones de julio del 2010.

Pero el hecho también es que el juez que le dio la libertad a todos los implicados, hoy está prófugo, acusado de relaciones con los grupos criminales.

No podemos olvidar el célebre caso de Julio César Godoy Toscano, hermano de Leonel, quien fue grabado en varias conversaciones con La Tuta, quien fuera el líder de Los Templarios, negociando dinero para su campaña electoral.

El hermano de Leonel Godoy entró escondido en una cajuela de un coche a San Lázaro, cuando era un fugitivo de la justicia para obtener fuero.

Leonel Godoy es otro de los muchos personajes que han estado involucrados con el crimen organizado, y que ahora apoyan a López Obrador en su búsqueda por la Presidencia.